Mujer rusa personales

Ten por seguro que siempre hay una mujer para ti, pondré todo mi empeño para que alcances tu objetivo en el mínimo tiempo posible. Desde el mismo instante de tu inscripción, te facilitaré un primer listado de mujeres rusas, bielorrusas y ucranianas que se adaptan a tus gustos personales. Enla La unica mujer rusa dio a luz a su primogénito, pero lejos de aparcar su La unica mujer rusa profesional continuó con su agenda como presentadora y activista opositora. Sobchak es consciente de seguir arrastrando la fama de la Paris Hilton rusa y de hija intocable del mentor político de Putin pese a sus esfuerzos por emanciparse. La mujer rusa es considerada una de las más hermosas del mundo, ... Dado que ya ha compartido sus datos personales con nosotros al crear su cuenta personal, para seguir usándola, por favor ... Revolución rusa de 1917. Mujeres hacen cola para conseguir alimentos en Tverskaya Zastava, Moscú. (AP) La ciudadana rusa Tanzilia Bisembéyeva, que según las autoridades de su país era la persona más longeva del mundo, murió a los 123 años, informó su hijo Shintas Bisembeyev a la agencia Interfax. La mujer, nacida el 14 de marzo de 1896, residía en la aldea de Islamgazi, en la región de Ástrajan (sur de Rusia), indicó su hijo. Las hermosas mujeres solteras rusas y ukranianas esta'n en busca de pareja, amor y matrimonio. Bienvenido a la Agencia Matrimonial Rusa de Mujeres Solteras, una de las ma's destacadas agencias matrimoniales rusas en Europa que esta' especializada en contactos personales y en la introduccio'n de los hombres solteros a las solteras de Rusia, Ukrania, Bielorusia y ex-USSR.

EDAD EXTREMA DE DETERMINACIÓN DE PADRES

2019.07.19 11:15 FeskovAgencySpain EDAD EXTREMA DE DETERMINACIÓN DE PADRES

El camino de espinas a la posibilidad de tener sus propios hijos para algunas parejas es demasiado largo. En algunos casos los intentos de quedar embarazada, solucionar el problema de infertilidad tardan más de una decena de años. En mayoría de los países del mundo, donde se aplican ampliamente las tecnologías reproductivas adicionales, existen ciertos marcos, que en cierta medida limitan la edad extrema de determinación de padres. ¿Cuál es la situación con limitaciones de edad para las tecnologías reproductivas adicionales en Ucrania y la vecina Federación Rusa?

¿Con qué se rige la determinación de edad para las tecnologías reproductivas adicionales?

Actualmente, en caso de implantación de las tecnologías reproductivas los especialistas de Ucrania generalmente se basan en el orden del Ministerio de salud pública de No. 787 del 09.09.2013 “De la aprobación del orden de realización de tecnologías reproductivas adicionales en Ucrania”. Se refiere tanto a los mismos procedimientos, etapas de realización, como sus indicaciones y contraindicaciones, etc.
Respecto a la reglamentación de la edad particular no existen como tales actos legislativos concretos. Es verdad, que hay ciertas limitaciones de edad para las tecnologías reproductivas adicionales, determinadas por el orden del Ministerio de salud pública del 29.11.2004 No. 579 con los complementos y modificaciones del 05.06.2006 No. 362, para llevar a cabo el procedimiento por los recursos presupuestarios. En este caso la edad de la mujer se encuentra dentro de los límites entre 18 y 40 años.
En el año 2012 se hizo un intento de implantar el censo de edad para la fecundación in vitro, se ofreció establecer la edad extrema admisible a nivel de 49 – 51 años. Así mismo, se trató de la prohibición a los extranjeros, cuyos estados no permitan aplicar la maternidad subrogada, llevar a cabo dicho procedimiento tanto en el territorio de Ucrania. Pero, el presidente impuso el veto sobre esta propuesta. De tal manera, prácticamente la edad máxima de los padres para la fecundación in vitro u otros métodos de tratamiento de infertilidad se determina en cada caso en concreto. Todo depende del estado de salud de la paciente, riesgos de embarazo tardío y, claro, el sentido común.
El documento arriba mencionado del Ministerio de salud pública No. 787 del 09.09.2013 determina la edad de la donadora de óvulo entre los 18 y 36 años y del donador de semen entre los 20 y 40 años. Conforme al mismo documento, la madre subrogada deberá cumplir los dieciocho años, estar con plena capacidad, sin contraindicaciones a la fecundación “in vitro”.
La situación parecida se observa en la Federación Rusa. No existen límites concretos, de la edad hasta la que se realiza la fecundación in vitro por losactivos personales. Hay una diferencia principal y fundamental, que se refiere a los derechos de padres biológicos a la hora de elección de tal método de tratamiento de infertilidad, como la maternidad subrogada. Mientras que en Ucrania los cónyuges, cuyos donantes se hayan utilizado para la fecundación de la madre subrogada, son los padres reales según los documentos, en la Federación Rusa la mujer, que lleve a término el embarazo deberá firmar la renuncia de sus derechos.

¿Qué es lo que está pasando en práctica?

Es obvio, que la edad para la fecundación in vitro es uno de los aspectos importantes para los resultados exitosos del procedimiento, pero no es el fundamental. La madre más mayor en Ucrania dio a la luz después de la fecundación in vitro en la edad de 66 años. El mundo conoce los hechos aún más sorprendentes. Por eso teniendo un gran deseo, la fecundación in vitro exitosa después de 50 años no será imposible.
En la práctica, teniendo la paciente de edad reproductiva avanzada el deseo de utilizar las tecnologías reproductivas adicionales, en primer lugar, hay que aclarar todos los riesgos para la misma y el niño, relacionados con el embarazo tardío, advertir que después de los 40 – 45 años se reduce en general la posibilidad de quedar embarazada. Para la solución de estas situaciones la opción posible sería la fecundación in vitro con el óvulo/semen donado o la opción con la variante de la madre subrogada.
En el caso óptimo, la edad de la madre subrogada se deberácorresponder con laedad de donador de óvulo determinado por la ley entre los 18 y 36 años. Pero subrayemos que no hay formulaciones claras. Es lógico, que este proceso tan responsable es imposible encargar a la mujer con incluso las menores contraindicaciones a este procedimiento o con el riesgo elevado de aborto debido al factor, relacionado con la edad. Salvo dichos casos, cuando los padres genéticos insistan en su madre subrogada (a menudo son los parientes de la futuras madres).

Ventajas y desventajas de los padres de edad

La desventaja más grande de hacerse padre en edad avanzada, especialmente si es por primera vez consiste en el riesgo de hacerse padres en absoluto. Pero, teniendo un buen enfoque, tratamiento adecuado, digamos, su elección adecuada, muchas cosas serán posibles. A la edad de 40 años disminuye la reserva de ovulación de la mujer, y la posibilidad de concebir independientemente reduce sustancialmente. Los hombres también se someten a cambios evolutivos, la calidad de semen puede empeorar sustancialmente.
El procedimiento de fecundación in vitro es precisamente esta oportunidad, que abre posibilidades excelentes de hacerse padres en la edad avanzada. Los reproductólogos criarán la cantidad necesaria de óvulos y si sea necesario, elegirán el semen más sano, móvil y morfológicamente correcto para la fecundación. No es el mismo procedimiento de fecundación in vitro que prevé más peligros, sino al revés, la posibilidad de la mujer de llevar a término el embarazo sin daños a la salud.
La opción racional sería la madre subrogada. Encima que el diagnóstico genético preimplantacional (DGP) existente permitirá seleccionar los embriones sanos, sin riesgos de nacer el niño con las patologías genéticas. Diciendo con palabras sencillas, los mejores genes de la madre y el padre de los padres de edad los llevará a término el organismo joven y sano. La edad de los padres genéticos generalmente no se reglamenta, la mayoría de los casos se rige por las indicaciones médicas y racionalidad de esta decisión.
La opinión de que cuanto mayor sean los padres, tanto peor para el niño, con cada año, cada descubrimiento en el mundo de reproductología va perdiendo sus fundamentos. En condiciones de ausencia de contraindicaciones médicas severas el hecho de hacerse padres en la edad de 40 – 50 años no sólo no es algo sorprendente, sino que se considera admisible. ¡Cuánto amor, paciencia y cariño obtendrá este niño tan esperado de su madre y padre!
https://maternidad-subrogada-centro.es/edad-extrema-de-determinacion-de-padres.html
📷
submitted by FeskovAgencySpain to u/FeskovAgencySpain [link] [comments]


2019.05.26 20:18 emiedoly La verdad detrás de una manipulación en masa.

Primero que todo llevo pensando mucho tiempo si hacer esto o no. Me da mucho miedo hacerlo. Mucho. No voy a decir nombres, primero que todo porque todos saben los nombres de los dos abusadores y segundo porque todo el sentido “anti violencia” que se supone que tienen las funas se pierde. Yo partí siendo amiga de mi abusadora. Le confié cosas demasiado personales que ni siquiera le había confiado a mi grupo de amigas de ese entonces. Entre esas cosas mi abuso sexual. Ella me dijo que la dejara piola, que iba a quedar como loca. Y yo nunca supe que a futuro lo usaría para cagarme la vida a mi y a la persona que amo. Ella me hizo gancho con mi actual pareja. Yo no voy a hablar de toda la mierda que le hizo a mi pololo, manipulándolo, celándolo, insistiéndole, incluso golpeándolo. Eso no me corresponde a mí. Yo voy a hablar de cómo me quiere cagar la vida. De todo lo que ha hecho. Yo me enteré de que ocupaba mi mismo relato de abuso sexual pero en contra de mi pololo en febrero. Casi me morí. Porque mierda le quiere hacer esto? Porque mierda me restriega en la cara que me violaron? Yo sabia que se joteo a mi pololo (ya estando con su actual pareja), obvio mi pololo no le siguió el juego y quizás por esto comenzó toda esta locura. Me enteré porque desde octubre-noviembre comenzó a tratarme muy mal con comentarios pasivo-agresivos. Comentando cosas como “creo que subiste de peso” cuando íbamos al baño (weas que lamentablemente me importan) me respondía historias cuestionando todo lo que hacía y un día decidí no responderle. A veces trataba de iniciar una conversación tipo “me encanta esta serie” “temazo” (estupida, lo se) pero fue mi amiga y yo SIEMPRE trato de arreglar las cosas. En ese entonces siempre veía un rayo de luz en la gente (me jugó bastante en contra). En febrero, comenté una webada en una página de memes y me respondió pasiva agresiva nuevamente. Yo me sentí mal. Hace mucho no me hablaba y cuando lo hizo fue para tratarme mal. Me dio rabia. Yo decidí dejar de seguirla porque en diciembre puteó a mi hermana por Instagram, diciéndole pendeja culia inmadura y weas. Yo luego del comentario en la página de memes le hablé a ella por Instagram le pedí que parara de molestarme por favor. Se rio en mi cara me trato de loca culia (yo no respondí puro amor) obviamente le dije que que le pasaba como trataba así a la gente que amo, que porfa parara. Le conté a una amiga que estaba discutiendo con ella. Mi amiga me dijo: para, weon la mina está inventando que el Diego se la violó. Yo me quedé en shock. Yo recuerdo haberle preguntado a la mina si con el todo había sido con consentimiento y me dijo que si, el 100% de las veces fue con consentimiento. Citándola textualmente: “era como ohhhh si quiero esto” (tono sexual) Obviamente le dije a la mina que parara de mentir, me trato como el pico. Como el real pico, me trato de loca, se rio de mi... yo lloraba. Llame a mi pololo, me dijo que la mina empezó a decir eso hace tiempo, que no sabía porque, pero que me calmara, que nada iba a pasar. Que no me contó ya que la mina uso mi relato y que el no quería que me preocupara por el ni que reviviera toda mi pesadilla otra puta vez. Yo salí a caminar como una hora después de todo esto y noto a un weon de negro hablando por teléfono, no le di importancia. Había más gente en la calle. En un momento quedé sola. Comencé a escuchar pasos rápidos, miré atrás y venía un adolescente con poleron Oakley negro, lentes, guantes de lana en pleno verano y una bandana del joker en la boca. De su físico alcancé a notar que medía como 1.70, era Moreno, nariz ancha, voz entre grave y aguda y tenía una especie de flaps de pelo negro y ondulado. Bueno, note esto, comencé a correr, el me dijo “oye oye” con una voz demasiado nerviosa. Me alcanzó. Me tomo de la cara con el puño entre cerrado. Me miro unos segundos. Me tiro al piso, me rasguño con una navajuela gillette o algo en el brazo, me pateo me grito “te gustaría” dos veces y corrió. No quiero recordar esa escena. No fue todo con una fuerza impresionante ni nada. El weon estaba nervioso. Salió corriendo y todo. No me robó, no me violo, no me rapto, me metió miedo. Llame a mi pololo y a dos amigas. Hablé con una amiga que me llamo. (Mi mamá está embarazada y no quería que perdiera a mi hermano por esto) me vino a buscar mi pololo. Me llevo a su casa. Me calmo. No recuerdo bien todo porque estaba llorando y en shock. Su mamá me calmo. Llamo a mi mamá. Ella y mi pololo me acompañaron a constatar lesiones. La solución que dieron fue poner una patrulla de carabineros al rededor de mi casa. Llegué a mi casa. Día de mierda en donde toda la seguridad que me costo años encontrar se fue a la cresta. Antes de salir yo había hablado sobre una mina que me webeo durante mucho tiempo y lancé ayuda a gritos, lo borré después. Cuando llego a mi casa veo mensajes de la mina diciendo “deja de hablar de mi lokita” yo no le respondí, la bloqueé. Empiezan a llegar WhatsApps a mi grupo de curso. Eran audios. Era el pololo de esta mina con el celular de un amigo que va en mi curso. Me amenazaba. Me decía que la cortara con su mina, que si seguía cagabamos yo y mi pololo. Que los cabros no andaban con weas, que pegaba un telefonazo y era. Puras weas así. Yo llore cagada de miedo. Weon me atacaron ese día y me llega esto. Durante esos días me empiezan a llegar mensajes de cuentas anónimas diciendo que nos iban a cagar la vida a mi y a mi pololo. Puta, no aguante. Yo siempre trataba de ver un poco de luz en la gente. Desbloquee a la mina. Le mandé UN audio pidiéndole que parara, que no nos atormentara más, que yo creía en ella y creía que tenía empatía. Que nos conocía y que por favor nos dejara en paz. Y ella me contestó risas. Se cago de la risa. Risas, taldos, me trato pésimo, de culia, de aweona. Yo lancé mi teléfono al piso. Me puse a llorar. Porque chucha hay gente así. Que mierda quiere lograr. Agarre mi celular para bloquearla otra vez y ella borró la conversación. Yo le saqué pantallazos a la conversación entera cuando todo empezó y no me preocupe tanto. La bloquee. Me siguieron llegando mensajes horribles. Con fotos de gente colgada. Brazos con cortes. Gente torturada. Puta yo me cuestioné todo como chucha me mandaba esto... será ella o su pololo, serán amigos o que mierda. Se acercaba el comienzo de clases y yo estaba mal. No quería verle la cara a estos weones. Además el papa de esta mina hacía lo posible para cambiar de curso a mi pololo. Se supone que fiscalía da la orden, pero fiscalía deshechó el caso ya que ella misma lo desmintió. El caso no existía. Ese caso lo tuvo que poner el colegio como protocolo de abuso. Nos llegaban amenazas de que si no se cambiaba iba a ver lo que pasaba. Puta su mamá cedió. El colegio diría que en meses la cambiarían a ella y sería transitorio y volas. Yo no quería ir al colegio, sentía que si iba me haría algo. Cuestioné mucho en cambiarme, estuve a punto. Pero yo no soy la que tiene que pagar los platos rotos de esta mina. Un par de días luego del inicio escolar me llegan más amenazas, esta vez de una cuenta de memes de su pololo, donde el confirma frente mi y frente autoridades que fue él. Más que nada amenaza a mi pololo. Me dice weas horribles. Me dice que su mina tiene miedo de salir a la calle por mi culpa. Que la puteamos desde cuentas anónimas. (Otra vez apropiándose de historias ajenas) y el decía que sus juntes no andaban con weas, que no repetía las cosas. Que la próxima vez nos iba a hacer algo. Weon obviamente me cague de miedo como chucha controlamos cuentas que no son de nosotros?? Mostramos todo al colegio. El colegio abrió el protocolo de acoso escolar. El weon sigue hasta el día de hoy haciendo weas pasivas cómo reírse, hacer sonidos de peos cuando pasamos. Empujones a mi pololo. Etc. Me toca mi diferenciado de inglés y el esta ahí. Me dio miedo. El primer día sus amigos y el comienzan a webear con que se siente conmigo y la wea. Yo salí de la sala caminando rápido y fui a Coordinacion a avisar. Pasa el tiempo, amenazas siguen llegando. Fui a carabineros. Fui a la brigada de cibercrimen. (No diré la info que me han dado, porque sigue en investigación pero creo que no necesito decirla para que se hagan una idea). El primer mes en el colegio la mina pasaba al lado mío, se reía, hacía comentarios como “watona culia” (ella sabe lo que significa ese “”””insulto””””“ para mi) “fea culia” y weas así. Me comenzaron a llegar las amenazas “anónimas” más fuertes, los “cuélgate para que esto pare” las instrucciones de cómo suicidarme, me pedía fotos de mis cortes, puras weas morbosas y horribles. Comenzó a llegarme mi info personal y la de los que amo. Voy a ser honesta. Lo pensé una y mil veces... pensé en suicidarme. Acechaba a mi pololo, familia, amigos hasta y yo sentía que era mi responsabilidad parar esto suicidandome. Las cosas son como una montaña rusa, a veces para unos días y otras le da con todo para hacerme la vida imposible, a mi y a más gente. Me siguió a mi y amigas en el colegio por muchísimo tiempo. Entraba al baño en el que estábamos a solo mirarse en el espejo, calentaba en el mismo microondas en el que nosotras, sino en el de al lado. Se sentaba al lado de nosotras. Con mi pololo lo mismo. Nos seguía. Inventaba weas de mi mejor amiga también. Las seguía a ellas también. Es horrible vivir así. Así a sido más de dos meses. Llega el día de la funa y yo en verdad no paro de llorar. Por un lado mi pololo, que me hace feliz, que amo, comienza a ganar odio por mentiras, comienzan a tratarlo horrible. Llegan amenazas de más de una persona. Mensajes incitando al suicidio. Amenazas de muerte. Mensajes como “mereces carcel violador culiao” “ojalá te violen en la carcel” weas horribles. A mi también me llegan mensajes horribles. Un fin de semana de mierda. Por otro lado, revivo mi abuso, siempre, todos los días. Todos los putos días. Y es un arma de doble filo, sufre mi pololo, sufro yo. Sufro por la condena social y sufro por que me abre la herida. Siempre trato de guardar el tema... pero escuchar mi propia violación como un chiste, como una funa a alguien que amo... de verdad pasar por algo así weon, no se lo deseo a nadie. Una semana cuesta ir al baño? Me sigue costando. No voy casi nunca. Me da miedo. Las secuelas duran 5 años (físicamente) en muchos casos. Pensé que fue lo peor que me podía pasar hasta esto. Una bomba que me ataca todos los días por todas partes. Y yo le conté esta pesadilla como amiga. Fui tan weona. Como no note su personalidad narcisista? La mayoría de los abusadores saben cómo son las personas, inseguras. Se acercan a ellos, son encantadores, dicen cosas para subirte el ánimo, saben tus puntos débiles por la chucha. Se aprovechan de eso. Se aprovechan además de que todos dirán “ay, es tan amable, imposible que sea así de mala”. Me tratan de loca, mentirosa, etc. Yo sé la verdad. Cada quien cree lo que quiere creer. Por eso no juzgo a mis hermanas que le creyeron. Porque nuestro deber como mujeres es creernos y apoyarnos. Lamentablemente se aprovechó de eso. Se rió de eso. Aludió al movimiento feminista para esto. Si me da paja toda la gente que en estos momentos nos odia, no nos habla. Nada. Gente que sé que fueron súper importantes en nuestras vidas. Pero puta que agradezco el apoyo. Agradezco a mis amigas que me ampararon siempre durante todo esto. Agradezco a mi familia que me ha apoyado. Agradezco a toda persona que me haya apoyado, defendido, ayudado. Agradezco a la gente que se preocupó por nosotros, que nos habló y apoyó. Gracias en serio. La historia sin el apoyo de esta gente sería trágica. El que te hagan la vida imposible y den vuelta toda la historia es horrible. Si, es una pesadilla 24/7. Pero me hizo más fuerte que la mierda. Fui débil muchos momentos, estuve a punto de dejar todo atrás. Pero no soy la misma mujer que hace un año. He ganado fuerza. Me siento una mujer fuerte. Menos ingenua. Más preparada para la vida, porque la vida es así, es dura. Yo subo esto sin aludir a ningún movimiento y sin obligar a nadie a creer. Vengo a decir la verdad. La verdad de la historia porque creo que todos merecen por lo menos escucharla antes de opinar. Tengan ojo con lo que cuentan, tengan ojo de con quien se relacionan. Pueden parecer las mejores personas, chistosas, amables, etc. Así son los abusadores. No soy psicóloga para diagnosticar a nadie ni tengo el derecho de hablar de un diagnóstico existente ajeno, pero así son las personalidades de abusadores narcisistas. Se disfrazan de muchas formas, de víctimas la mayoría del tiempo. Lo peor es que sé que no soy la única pasando por un momento parecido debido a esta persona. Sé que golpearon a un ex alumno debido a ella. Se que uno de mis cercanos fue golpeado y amenazado por culpa de las mentiras de esta mujer. Se que otras mujeres han sido amenazadas por ella. Yo voy a luchar, por mí, por mi pololo y por todas las víctimas de esta mujer. Basta. Basta de este maltrato. La verdad siempre sale a la luz. Y ya era hora.
Lo que pasó cuando me violaron.
Yo le dije mil veces que no quería tener sexo anal, mil veces. Un día íbamos a tirar vaginalmente y me insistió que me pusiera en cuatro, le dije que bueno. Tirando en cuatro el paro por unos segundos y antes de poder hablar me penetro por el ano muy fuerte y obviamente yo grité de dolor a lo que el empujó mi cabeza en contra de la almohada. El esperaba que mi ano se cerrara para volver a penetrarme y lo hizo con fuerza y rápido muchas veces para “acabar” más rápido y que no me molestara tanto. No se si se dio cuenta que yo lloraba contra la almohada, pero cuando me di vuelta seguí llorando y vi su cara de placer y vomité en mi pieza. Después de diez minutos me pidió perdón y me quedé callada. Le dije que no tenía ganas de hablar y que se fuera y lo hizo. No había nadie en mi casa. Me puse los pantalones y fui a buscar cosas para limpiar mi vomito porque no quería que nadie se enterara. Fui a hacer pipí y además de ver mis calzones con sangre, me dolía muchísimo. Me metí a la ducha y me costo muchísimo lavarme, pero lo hice porque me sentía inmunda y asqueada. Habían días en los que sangraba y una semana después tuve que ir al baño y sangre mucho, fue un dolor inmenso. Llore demasiado y se sentía cómo ese dolor que te invade el cuerpo y te deja sin respiración con una sensación rara en el pecho, el mismo dolor que sentí cuando me hizo esa mierda. Yo sentía que me causaría un prolapso anal, por eso cuando se volvió viral el video de los prolapsos sentía una incomodidad enorme. Asi fue como me fui aguantando lo maximo que pudiera hasta tener diarrea, que duele un montón también pero por lo menos no hago fuerza y algo contundente no pasa por ahí. A veces pasan semanas y simplemente tomo un laxante. Pero no puedo ir al baño regular.
Después de un tiempo decidí que era hora de hablar y le dije a mi mamá, me llevo al médico. Tenía una fisura anal crónica en el ano por lesiones. Es decir una lesión que siempre estará ahí, que causa hemorroides centinelas si se hace mucho esfuerzo o se causa una mínima lesión en el ano.
Muchas veces boto sangre al ir lo poco que voy al baño. A veces voy cada una semana, otras cada dos, y mi máximo 3 y media. Cada vez que voy al baño imágenes de mi violación pasan por mi cabeza. Después de un tiempo les conté levemente a unas amigas y a mi pareja. Una “amiga” me insistió por más detalles y le dije cómo fue la violacion, mis sentimientos y un par de consecuencias. Bueno, ya saben en lo que termino todo eso.
Ahora cada vez que me duele, me sangra, voy al baño, o simplemente existo, pienso en mi violación, y no solo en eso, también en lo que la Ignacia me hizo. Como se rió en mi cara de esto y lo convirtió en una pesadilla aún más grande para mi.
[la verdad de una manipulación en masa.](realidad.com)
submitted by emiedoly to testimonials [link] [comments]


2018.05.04 14:55 FeskovAgencySpain Edad extrema de determinación de padres

El camino de espinas a la posibilidad de tener sus propios hijos para algunas parejas es demasiado largo. En algunos casos los intentos de quedar embarazada, solucionar el problema de infertilidad tardan más de una decena de años. En mayoría de los países del mundo, donde se aplican ampliamente las tecnologías reproductivas adicionales, existen ciertos marcos, que en cierta medida limitan la edad extrema de determinación de padres. ¿Cuál es la situación con limitaciones de edad para las tecnologías reproductivas adicionales en Ucrania y la vecina Federación Rusa?
¿Con qué se rige la determinación de edad para las tecnologías reproductivas adicionales? Actualmente, en caso de implantación de las tecnologías reproductivas los especialistas de Ucrania generalmente se basan en el orden del Ministerio de salud pública de No. 787 del 09.09.2013 “De la aprobación del orden de realización de tecnologías reproductivas adicionales en Ucrania”. Se refiere tanto a los mismos procedimientos, etapas de realización, como sus indicaciones y contraindicaciones, etc.
Respecto a la reglamentación de la edad particular no existen como tales actos legislativos concretos. Es verdad, que hay ciertas limitaciones de edad para las tecnologías reproductivas adicionales, determinadas por el orden del Ministerio de salud pública del 29.11.2004 No. 579 con los complementos y modificaciones del 05.06.2006 No. 362, para llevar a cabo el procedimiento por los recursos presupuestarios. En este caso la edad de la mujer se encuentra dentro de los límites entre 18 y 40 años.
En el año 2012 se hizo un intento de implantar el censo de edad para la fecundación in vitro, se ofreció establecer la edad extrema admisible a nivel de 49 – 51 años. Así mismo, se trató de la prohibición a los extranjeros, cuyos estados no permitan aplicar la maternidad subrogada, llevar a cabo dicho procedimiento tanto en el territorio de Ucrania. Pero, el presidente impuso el veto sobre esta propuesta. De tal manera, prácticamente la edad máxima de los padres para la fecundación in vitro u otros métodos de tratamiento de infertilidad se determina en cada caso en concreto. Todo depende del estado de salud de la paciente, riesgos de embarazo tardío y, claro, el sentido común.
El documento arriba mencionado del Ministerio de salud pública No. 787 del 09.09.2013 determina la edad de la donadora de óvulo entre los 18 y 36 años y del donador de semen entre los 20 y 40 años. Conforme al mismo documento, la madre subrogada deberá cumplir los dieciocho años, estar con plena capacidad, sin contraindicaciones a la fecundación “in vitro”.
La situación parecida se observa en la Federación Rusa. No existen límites concretos, de la edad hasta la que se realiza la fecundación in vitro por losactivos personales. Hay una diferencia principal y fundamental, que se refiere a los derechos de padres biológicos a la hora de elección de tal método de tratamiento de infertilidad, como la maternidad subrogada. Mientras que en Ucrania los cónyuges, cuyos donantes se hayan utilizado para la fecundación de la madre subrogada, son los padres reales según los documentos, en la Federación Rusa la mujer, que lleve a término el embarazo deberá firmar la renuncia de sus derechos.
¿Qué es lo que está pasando en práctica? Es obvio, que la edad para la fecundación in vitro es uno de los aspectos importantes para los resultados exitosos del procedimiento, pero no es el fundamental. La madre más mayor en Ucrania dio a la luz después de la fecundación in vitro en la edad de 66 años. El mundo conoce los hechos aún más sorprendentes. Por eso teniendo un gran deseo, la fecundación in vitro exitosa después de 50 años no será imposible.
En la práctica, teniendo la paciente de edad reproductiva avanzada el deseo de utilizar las tecnologías reproductivas adicionales, en primer lugar, hay que aclarar todos los riesgos para la misma y el niño, relacionados con el embarazo tardío, advertir que después de los 40 – 45 años se reduce en general la posibilidad de quedar embarazada. Para la solución de estas situaciones la opción posible sería la fecundación in vitro con el óvulo/semen donado o la opción con la variante de la madre subrogada.
En el caso óptimo, la edad de la madre subrogada se deberácorresponder con laedad de donador de óvulo determinado por la ley entre los 18 y 36 años. Pero subrayemos que no hay formulaciones claras. Es lógico, que este proceso tan responsable es imposible encargar a la mujer con incluso las menores contraindicaciones a este procedimiento o con el riesgo elevado de aborto debido al factor, relacionado con la edad. Salvo dichos casos, cuando los padres genéticos insistan en su madre subrogada (a menudo son los parientes de la futuras madres).
Ventajas y desventajas de los padres de edad La desventaja más grande de hacerse padre en edad avanzada, especialmente si es por primera vez consiste en el riesgo de hacerse padres en absoluto. Pero, teniendo un buen enfoque, tratamiento adecuado, digamos, su elección adecuada, muchas cosas serán posibles. A la edad de 40 años disminuye la reserva de ovulación de la mujer, y la posibilidad de concebir independientemente reduce sustancialmente. Los hombres también se someten a cambios evolutivos, la calidad de semen puede empeorar sustancialmente.
El procedimiento de fecundación in vitro es precisamente esta oportunidad, que abre posibilidades excelentes de hacerse padres en la edad avanzada. Los reproductólogos criarán la cantidad necesaria de óvulos y si sea necesario, elegirán el semen más sano, móvil y morfológicamente correcto para la fecundación. No es el mismo procedimiento de fecundación in vitro que prevé más peligros, sino al revés, la posibilidad de la mujer de llevar a término el embarazo sin daños a la salud.
La opción racional sería la madre subrogada. Encima que el diagnóstico genético preimplantacional (DGP) existente permitirá seleccionar los embriones sanos, sin riesgos de nacer el niño con las patologías genéticas. Diciendo con palabras sencillas, los mejores genes de la madre y el padre de los padres de edad los llevará a término el organismo joven y sano. La edad de los padres genéticos generalmente no se reglamenta, la mayoría de los casos se rige por las indicaciones médicas y racionalidad de esta decisión.
La opinión de que cuanto mayor sean los padres, tanto peor para el niño, con cada año, cada descubrimiento en el mundo de reproductología va perdiendo sus fundamentos. En condiciones de ausencia de contraindicaciones médicas severas el hecho de hacerse padres en la edad de 40 – 50 años no sólo no es algo sorprendente, sino que se considera admisible. ¡Cuánto amor, paciencia y cariño obtendrá este niño tan esperado de su madre y padre!
submitted by FeskovAgencySpain to u/FeskovAgencySpain [link] [comments]


2016.11.04 17:30 alforo_ La Sexta ¿de Podemos?

Todos tenemos más o menos claro a qué partidos apoya cada medio de comunicación privado, que Antena 3, Onda Cero y El Mundo apoyan a PP/Ciudadanos, ABC y La Razón al PP, El País al PSOE/Ciudadanos, la Cuatro al PSOE o Público a Podemos/Izquierda Unida. Pero con la Sexta existe una opinión polarizada, parece que no nos ponemos de acuerdo sobre de qué pie cojea esta TV, en internet vemos montajes como los que ilustra este post de usuarios denunciando el apoyo de esta cadena a Podemos por su “excesiva” presencia, sin embargo otros percibimos claramente que La Sexta, es una televisión al servicio del PSOE, por varios motivos. Informativos españolistas y al servicio de la OTAN
lasextamanipulaencuesta
A parte de tener un inconfundible sesgo ideológico unionista contrario al proceso catalán, lo que más chirría de sus informativos es que su línea editorial parece escrita directamente por la OTAN. Apoyaron el golpe de estado en Ucrania, silenciaron la presencia neonazi de Sector derecho y Svoboda presentando el Maidán como una especie de 15M que se levantó democráticamente contra la “amenaza rusa”. Sobre el conflicto en Siria, apostaron desde el principio por el derrocamiento de Al Assad presentando a los terroristas de DAESH y ramas próximas a Al Qaeda como “oposición moderada”, de hecho, acusaron sin pruebas al presidente sirio de usar armas químicas contra la población civil, cuando tres años después los hechos parecen indicar lo contrario. Solamente informan de los niños y mujeres muertos en bombardeos cuando es Rusia la responsable, si bombardea un país de la OTAN solo hablan de “objetivos terroristas”. Por supuesto, también apoyaron el derrocamiento de Gadafi, y su posición ante la República Bolivariana de Venezuela es tan atroz, que hicieron el ridículo por esta burda manipulación por la que la cadena vio seriamente dañada su imagen. La sexta noche y Al rojo vivo, al pie del cañón en la persecución mediática a Podemos
chrome_2016-04-23_22-17-14
Ambos programas, además de servir de altavoz de las calumnias y manipulaciones que Eduardo Inda vierte cada día, a quien le dan un papel de voz autorizada, se mueven en la misma línea editorial marcada por los jefes del IBEX para atacar a Podemos, consistente en llevar a portada cada hecho producido dentro del partido, ya sea un comentario desafortunado o una tensión interna y amplificarla lo máximo posible como noticia central, bombardeando al partido para transmitir a los oyentes la sensación de que Podemos es inestable. Todos vimos en La sexta noche el Caso Monedero, que quedó en nada, la Beca de Errejón que acabó con una simple multa por la ausencia de un papel administrativo que debía entregar, o los Tuits de Zapata, tres veces archivada la causa, en prime time y con un Eduardo Inda cual perro rabioso echando espumarajos en la boca contra ellos, pero nada supimos en esta TV de Antonio Sánchez, por las listas europeas de Ciudadanos, encarcelado por robar documentos e imputado por organización criminal, revelación de secretos, malversación, tráfico de influencias, falsedad documental, fraude, cohecho y prevaricación. Por poner un solo ejemplo. Se trata de crear un lodazal en elq ue meter a Podemos para manchar su imagen pública, y La Sexta participa muy gustosa en ese lodo.
Cabe destacar que Antonio García Ferreras, presentador de Al rojo vivo y directivo de Atresmedia, no tuvo problema alguno en reconocer su filiación al PSOE en este vídeo, ni su estrecha amistad con Eduardo Inda en este foro, lo que explica el peso de este antiperiodista en La Sexta y descubre la estrategia de Ferreras, atizar hasta la saciedad a Podemos para desviar votos a un diezmado PSOE. Ana Pastor, musa de la prensa ultraderechista
anapastor-libertaddigital
Libertad Digital no tardó ni un segundo en rendirse ante la entrevista/acoso que la mujer de Ferreras, Ana Pastor hizo al líder de Podemos y a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, una agresividad que no se vio en la entrevista a Albert Rivera o a los líderes del PSOE que se atrevieron a ir a su programa, si bien es cierto que a la periodista más liberal de la cadena se la conoce por tener un estilo peculiar de entrevistar, bronco y mal educado, con Iglesias y Carmena sí dejó entrever un odio especial hacia las políticas que pretenden democratizar la información y sacar a la prensa de las garras de las corporaciones en las que se encuentra. La social liberal Sandra Sabatés y el socialdemócrata Monzón
sabatespsoe
A Sandra Sabatés es a la que más se le nota su simpatía hacia el PSOE, en todos y en cada uno de sus análisis nada objetivos veremos un intento de adoctrinar al receptor de su mensaje con un abuso de adjetivos que tratan de darte mascadito lo que tienes que pensar, y el resultado es siempre el mismo, el PSOE es lo mejor. José Miguel Monzón Navarro por otra parte es la gran excepción de la cadena, por todas las entrevistas y opiniones personales que se le pueden escuchar en los últimos tiempos, sí parece situado cerca de Podemos, pero en su papel de Gran Wyoming permanece atado al guión que marca La Sexta, donde es poco más que un bufón cuyo objetivo es ensalzar la figura de comunicadora de Sandra, donde el fin último es hacer pensar al telespectador que ser de izquierdas es atacar al PP, y por tanto, ser del PSOE. También han sido sonoros los desvaríos vertidos en este programa contra la Venezuela de Hugo Chávez, donde han defendido el golpismo ultraderechista latinoamericano enlatado en un formato de humor progre guay. Évole entra en campaña
evolesacristan
No es para nada casual la forma en la que Jordi Évole elige los temas de sus programas conforme a las fechas y el desarrollo de los hechos que atañen a la política. Pese a tener una visión mucho más progresista y de sentido común que muchos de sus compañeros de profesión, analizando sus programas sobre el conflicto vasco, latinoamética y demás, se encuentra dentro de los cánones de pensamiento social liberales del PSOE.
Observemos su brillante última jugada. Hace unas semanas tuvo eco una entrevista a José Sacristán en El Mundo, donde atacó veladamente a Podemos y a Pablo Iglesias por recordar a Felipe González su pasado como responsable de los GAL y felicitar a Otegi por su salida de la cárcel, con un encendido discurso a favor de la transacción que llevó al Régimen del 78. Ahora se acerca la campaña electoral, y Jordi encuentra al candidato ideal para su último programa. Un tipo querido, de indudable militancia de izquierdas, y que critica duramente a Podemos… ¿Cual es nuevamente el mensaje? #VOTAPSOE ¿Por qué tanta presencia de Podemos en La Sexta entonces?
Sencillamente por beneficio económico. Un medio de comunicación privado no tiene como objetivo informar a la gente sino ganar dinero, y la forma de ganar dinero es tener audiencia. Han visto que con las apariciones de Pablo Iglesias y compañía han tenido unos resultados excelentes y con ello han optado por la estrategia de la Hidra. Por un lado siguen la estrategia que el IBEX, como propietario que es de la cadena, les ha marcado, atizar a Podemos a todas horas y sin piedad, pero pro otro lado dejar entrar a sus miembros para defenderse porque la presencia de estos les da audiencia/dinero. La jugada les sale redonda. https://luchadisidente.wordpress.com/2016/05/15/la-sexta-de-podemos/
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2016.08.14 13:30 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 1 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
En la Declaración de principios y algunos elementos de programa, la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista) expone nuestra tarea de “construir partidos leninistas como secciones nacionales de una internacional centralista-democrática cuyo propósito es dirigir a la clase obrera a la victoria mediante revoluciones socialistas a través del mundo” (Spartacist [Edición en español] No. 29, agosto de 1998). Sólo mediante la toma del poder podrá el proletariado acabar con el capitalismo como sistema y abrir el camino hacia un mundo sin explotación ni opresión. Crucial para esta perspectiva es la lucha por la emancipación de la mujer, cuya opresión se remonta al comienzo de la propiedad privada y no podrá ser eliminada sin la abolición de la sociedad de clases.
La Declaración explica que nuestra meta en última instancia es la creación de una sociedad nueva, una sociedad comunista:
“La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de la raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarro- llo libre de todos”.
La mayoría de las organizaciones que se hacían llamar marxistas solían aceptar la meta de una sociedad comunista, aunque no coincidieran en nada más. Pero desde el colapso de la Unión Soviética en 1991-1992 esto ya no es así. Sólo la LCI se adhiere a la perspectiva del comunismo mundial que expusieron por primera vez Karl Marx y Friedrich Engels.
Este clima ideológico de la “muerte del comunismo” ha llevado a que prevalezcan nociones falsas y estrechas de lo que es el marxismo. En la conciencia popular, el comunismo ha quedado reducido a la nivelación económica (igualdad en un nivel bajo de ingreso y de consumo) bajo la propiedad estatal de los recursos económicos. Por el contrario, la base material para el cumplimiento del programa marxista es la superación de la escasez económica mediante el aumento progresivo de la productividad del trabajo. Para realizarse plenamente, ello exige varias generaciones de desarrollo socialista basado en una economía colectivizada a escala mundial. Así, se desarrollará una sociedad en la que el estado (aparato coercitivo especial que defiende el orden de la clase dominante a través de destacamentos de hombres armados) se habrá extinguido, la filiación nacional habrá desaparecido y la institución de la familia —principal fuente de la opresión de la mujer— habrá sido remplazada por medios colectivos para cuidar y socializar a los niños y por la más amplia libertad en las relaciones sexuales.
El marxismo y la “naturaleza humana”
En el pasado, los intelectuales que consideraban semejante sociedad indeseable y/o imposible, no dejaban de reconocer que era eso lo que los marxistas llamaban comunismo. Por ejemplo, en El malestar en la cultura (1930), una exposición popular de su concepción del mundo, Sigmund Freud ofrece una breve crítica del comunismo. No hay evidencia de que haya estudiado las obras de Marx y Engels ni de que haya leído las de V.I. Lenin y otros líderes bolcheviques. Su comprensión (e incomprensión) del comunismo le era común a muchos intelectuales europeos y estadounidenses de su tiempo, independientemente de sus convicciones políticas.
Freud basaba su crítica del comunismo en el punto de vista de que “la tendencia agresiva es una disposición instintiva innata y autónoma del ser humano” y concluía que el proyecto comunista de una sociedad armoniosa contravenía la naturaleza humana:
“No me concierne la crítica económica del sistema comunista; no me es posible investigar si la abolición de la propiedad privada es oportuna y conveniente; pero, en cambio, puedo reconocer como vana ilusión su hipótesis psicológica. Es verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos. Sin embargo, nada se habrá modificado con ello en las diferencias de poderío y de influencia que la agresividad aprovecha para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado la esencia de ésta... Si se eliminara el derecho personal a poseer bienes materiales, aún subsistirían los privilegios derivados de las relaciones sexuales, que necesariamente deben convertirse en fuente de la más intensa envidia y de la más violenta hostilidad entre los seres humanos, equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera este privilegio, decretando la completa libertad de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia, célula germinal de la cultura, entonces, es verdad, sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría la evolución de ésta; pero cualesquiera que ellos fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias intrínsecas de la naturaleza humana tampoco dejarían de seguirlos”.
Freud entendía correctamente que en la visión comunista de la sociedad futura la familia se habrá extinguido y habrá una “completa libertad de la vida sexual”. La visión de Freud era incorrecta en tanto que los marxistas reconocen que la familia no puede simplemente abolirse; sus funciones necesarias, especialmente la crianza de la siguiente generación, deben ser remplazadas por medios socializados de cuidado infantil y trabajo doméstico.
Si bien Freud ya no tiene la autoridad ideológica que solía tener, la idea de que la “naturaleza humana” hace imposible un mundo comunista sigue siendo común, aunque los argumentos específicos puedan diferir. Los marxistas, en cambio, insistimos en que es la escasez material lo que da lugar a las salvajes reyertas por los recursos escasos. Es por ello que el comunismo es concebible sólo con un nivel sin precedentes de abundancia material, acompañado de un inmenso salto en el nivel cultural de la sociedad. Es la existencia de las clases, actualmente en la forma de un orden capitalista-imperialista obsoleto, lo que infesta a la sociedad humana con brutalidad y violencia. Como escribió el autor marxista Isaac Deutscher en “Sobre el hombre socialista” (1966): “utilizan el homo homini lupus [el hombre es el lobo del hombre] como grito de guerra contra el progreso y el socialismo y agitan al espantajo del eterno lupus humano en provecho del verdadero y sanguinario lupus del imperialismo contemporáneo”.
Para Freud, la “agresión innata” de las relaciones sexuales era el problema con la naturaleza humana. ¿Cuál es la realidad? La patología social asociada a lo que Freud percibía como rivalidad sexual tendría poca razón de ser en una sociedad comunal plenamente libre en la que la vida sexual fuera independiente del acceso al alimento, la vivienda, la educación y demás necesidades y comodidades cotidianas. Cuando la familia se haya extinguido junto con las clases y el estado, la crianza comunal que la remplace llevará a una nueva sicología y cultura entre la gente que crezca en esas condiciones. Los valores sociales patriarcales —“mi” mujer, “mis” hijos— se desvanecerán junto con el sistema opresivo que los genera. La relación de los niños entre sí y con las personas que les enseñan y guían serán multilaterales, complejas y dinámicas. Es la institución de la familia lo que ata al sexo y al amor a la propiedad, con todo lo que salga de la camisa de fuerza de la monogamia heterosexual considerado “pecado”.
La familia bajo el capitalismo es el principal mecanismo de la opresión de la mujer y de la juventud, atada por innumerables lazos interrelacionados con las operaciones básicas de la economía de “libre mercado”. La familia, el estado y la religión organizada conforman un tripié de opresión en el que se sostiene el orden capitalista. En los países del Tercer Mundo, el atraso y la pobreza arraigados, promovidos por la dominación imperialista, conducen a prácticas horriblemente opresivas como el velo, el precio de la novia y la mutilación genital femenina.
En las sociedades capitalistas avanzadas, como la estadounidense, podría pensarse que la gente lleva una vida complicada, más parecida a las presentadas en programas de televisión como Modern Family o Transparent que a la comedia de los años cincuenta Papá lo sabe todo. Sin embargo, las decisiones personales de la gente están constreñidas por la ley, la economía y los prejuicios de la sociedad de clases; esto es especialmente cierto en el caso de la clase obrera y los pobres. Remplazar la familia por instituciones colectivas es el aspecto más radical del programa comunista, y el que traerá los cambios más profundos y drásticos en la vida cotidiana, incluida la de los niños.
Nuestros oponentes en la izquierda y la cacería de brujas antisexo
En la actualidad, la visión de una sociedad sin la institución opresiva de la familia ya no puede hallarse en la gran mayoría de los que dicen estar por el marxismo, el socialismo o la liberación de la mujer. Hace ya décadas que los estalinistas, con su dogma antimarxista del “socialismo en un solo país”, renunciaron al entendimiento de que era necesaria una sociedad socialista global para conseguir la plena liberación humana, incluyendo la de la mujer. Una consecuencia de ello fue la rehabilitación estalinista de la opresiva familia como un pilar “socialista”. En “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer” (Spartacist [Edición en español] No. 34, noviembre de 2006), tratamos esta cuestión a profundidad.
Hoy, otros supuestos marxistas, entre ellos algunos que afirman ser trotskistas, simplemente siguen la doctrina feminista liberal (burguesa) prevaleciente en cuanto a la liberación de la mujer, apoyando implícitamente a las instituciones de la familia y el estado burgués. Un ejemplo de ello lo dan las reacciones histéricas de nuestros oponentes ante nuestra defensa de los derechos de la North American Man/Boy Love Association (Asociación Norteamericana de Amor entre Hombres y Muchachos, NAMBLA), que está por la legalización del sexo consensual entre hombres y muchachos, así como de otros perseguidos por su “depravación” sexual. La LCI se ha opuesto consistentemente a la intervención del gobierno en la vida privada y exige derogar todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas” consensuales, como la prostitución, el consumo de drogas y la pornografía.
Los aullidos de muchos radicales y feministas contra NAMBLA expresan los “valores familiares” que impulsan los políticos e ideólogos burgueses. Durante décadas, la reacción antisexo patrocinada por el gobierno ha tomado varias formas: el prejuicio fanático antigay, una cacería de brujas contra los trabajadores de las guarderías, la prohibición de que se distribuyan entre adolescentes anticonceptivos e información sobre el control de la natalidad, y el encarcelamiento de “desviados”. Este asalto reaccionario estuvo acompañado por terrorismo extralegal, como las bombas en las clínicas de aborto. Gran parte de esta persecución busca fortalecer al estado burgués en su regulación de la población y difundir el pánico como una distracción de la verdadera brutalidad de la vida en esta sociedad retorcida, cruel, prejuiciosa y racista.
En artículos anteriores, hemos explorado algunas de las ambigüedades de la sexualidad en una sociedad donde las deformidades de la desigualdad de clase y de la opresión racial y sexual pueden producir mucho sufrimiento personal y cosas desagradables. Hemos afirmado que, mientras que el abuso infantil es un crimen horrendo y cruel, muchos encuentros sexuales ilegales son totalmente consensuales y no producen por sí mismos ningún daño. La mezcolanza deliberada de todo lo que vaya desde las caricias mutuas entre hermanos hasta la violación horrenda de un niño pequeño por parte de un adulto crea un clima social de histeria antisexo en el que los perpetradores de la violencia real contra los niños a menudo quedan impunes. Hemos señalado que las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos como el Homo sapiens claramente no encajan en la rígida monogamia heterosexual decretada por la moral burguesa.
Como medida básica de defensa frente a la persecución estatal de los jóvenes que quieren tener sexo (así sea sexting), nos oponemos a las reaccionarias leyes de la “edad de consentimiento”, con las que el estado decreta cierta edad arbitraria a partir de la cual permite el sexo, sin importarle que dicha edad cambie con el tiempo y varíe de un estado a otro en EE.UU. Al tratar esas cuestiones, nos ubicamos firmemente en oposición al estado capitalista y todos sus esfuerzos por reforzar y sostener el orden burgués explotador. Ésa es la aplicación, bajo las actuales circunstancias, de nuestra meta de la libertad sexual para todos, incluyendo a los niños y los adolescentes, en un futuro comunista. Esto tiene una importancia particular para los jóvenes adultos, de los que se espera que pasen los años que siguen a la pubertad bajo el yugo de la dependencia de sus padres. Llamamos por estipendios plenos para todos los estudiantes como parte de nuestro programa por una educación gratuita y de calidad para todos, para que los jóvenes puedan ser genuinamente independientes de sus familias.
Por el contrario, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se niega a llamar por la abolición de las leyes de la edad de consentimiento actuales. En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [La juventud, la sexualidad y la izquierda], la dirigente de la ISO Sherry Wolf blande su pica contra el partidario de NAMBLA David Thorstad por ser “el más ardiente y añejo defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Wolf cita su propio libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation (Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT, Haymarket Books, 2009): “Un consentimiento genuino, libre de la desigualdad de poder, no puede dárselo un niño a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, las relaciones entre adultos y niños no son las de individuos iguales en lo emocional, lo físico, lo social ni lo económico. Los niños y los púberes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder para tomar decisiones realmente libres respecto a sus relaciones con adultos. Sin eso, no puede haber consentimiento genuino”.
¿“Decisiones realmente libres”? Pocas relaciones entre adultos cumplirían con esta definición de consentimiento. En los hechos, Wolf pone a los jóvenes menores de 18 años y a sus parejas a merced del estado burgués. El único principio guía para toda relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el acuerdo y entendimiento mutuo entre todas las partes involucradas— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual.
El que la ISO abandone a los jóvenes al opresivo status quo sexual refleja su acomodación a los prejuicios del orden capitalista y las actitudes atrasadas de la población en general. En última instancia, viene de la vieja oposición de la ISO a toda perspectiva de movilización revolucionaria de la clase obrera hacia la toma del poder y la creación de un estado obrero —la dictadura del proletariado— que abra el camino hacia una sociedad comunista. Para la ISO, el socialismo es más o menos la aplicación acumulada de la “democracia” a todos los sectores oprimidos, entre los cuales la clase obrera es simplemente uno más. La ISO procura presionar a los capitalistas para que reformen su sistema de explotación. Su perspectiva de la liberación de la mujer refleja la misma fe conmovedora en las fuerzas de la reforma.
Por qué los marxistas no somos feministas
Cosa interesante, en los últimos años la ISO ha estado discutiendo en las páginas de su periódico, el Socialist Worker, acerca de las teorías sobre la liberación de la mujer. Parece ser que su motivación es el deseo de abandonar su postura anterior de oposición al feminismo como una ideología burguesa, para poder adoptar activamente la etiqueta de feminista o “feminista socialista”. Por ejemplo, en una charla de la conferencia Social-ism de la ISO en 2013 (publicada en “Marxism, Feminism and the Fight for Liberation” [Marxismo, feminismo y la lucha por la liberación], socialistworker.org, 10 de julio de 2013), Abbie Bakan sugirió: “La afirmación teórica de que hay bases para un enfoque marxista coherente que esté por la ‘liberación de la mujer’, pero contra el ‘feminismo’, carece de sentido”. (Hasta marzo de ese año, Bakan había sido una destacada partidaria de los International Socialists [Socialistas Internacionales] de Canadá, primos políticos de la ISO.)
La reciente adopción teórica explícita por parte de la ISO del “feminismo socialista” no es más que otra cubierta para el mismo contenido liberal. Sin embargo, nos ofrece la oportunidad de reafirmar la vieja posición marxista respecto a la familia y enfatizar que la emancipación de la mujer es fundamental para la revolución socialista e inseparable de ella. Contra lo que dice la ideología feminista, la plena igualdad legal no basta para superar la opresión de la mujer, que está profundamente enraizada en la familia y la propiedad privada.
Como siempre hemos enfatizado, marxismo y feminismo son viejos enemigos políticos. Eso requiere una explicación. En Estados Unidos y otros lugares se ha vuelto común aplicar el término “feminista” a quienes piensan que hombres y mujeres deberían ser iguales. Sin embargo, al lidiar con la desigualdad, el feminismo acepta los confines de la sociedad capitalista existente. Como ideología, el feminismo nació a finales del siglo XIX, reflejando las aspiraciones de una capa de mujeres burguesas y pequeñoburguesas que reclamaban sus prerrogativas de clase: derecho a la propiedad y a la herencia, acceso a la educación y las profesiones, y derecho al voto. Los marxistas buscamos mucho más que esta limitada idea de “igualdad de género”.
Los marxistas reconocemos que la liberación de la mujer no puede ocurrir sin la liberación de toda la raza humana de la explotación y la opresión: ése es nuestro fin. Hace bastante más de un siglo August Bebel, el dirigente histórico del Partido Socialdemócrata de Alemania, lo explicó claramente en su libro La mujer y el socialismo (1879), un clásico marxista. Reeditada varias veces, esta obra fue leída por millones de obreros de distintas generaciones antes de la Primera Guerra Mundial. La riqueza de su visión de la emancipación de la mujer no puede hallarse en ninguno de los escritos de la ISO al respecto:
“[La mujer] elegirá para su actividad los terrenos que correspondan a sus deseos, inclinaciones y disposiciones y trabajará en las mismas condiciones que el hombre. Lo mismo que todavía será obrera práctica en cualquier oficio, durante otra parte del día será educadora, maestra, enfermera, y durante otra parte ejercitará cualquier arte o ciencia y cumplirá en una cuarta parte cualquier función administrativa”.
—La mujer y el socialismo (Ediciones de Cultura Popular, 1978)
Lo que es especialmente significativo de la descripción que hace Bebel de la naturaleza emancipadora del trabajo en la sociedad socialista es que se aplica igualmente a los hombres. Eso apunta al núcleo del motivo por el que marxismo y feminismo son mutuamente excluyentes y de hecho antagónicos. Los feministas consideran que la división básica de la sociedad es entre hombres y mujeres, mientras que los socialistas reconocemos que los obreros de ambos sexos deben luchar juntos para acabar con la opresión y la explotación que sufren por parte de la clase capitalista.
Marx desvirtuado
En su giro teórico a favor del “feminismo socialista”, la ISO está promoviendo el libro Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory (Marxismo y la opresión de la mujer: Hacia una teoría unitaria, Haymarket Books, 2013) de Lise Vogel. Publicado originalmente en 1983, el libro se reeditó como parte de la serie Historical Materialism con una introducción encomiástica de dos académicos canadienses partidarios del ultrarreformista New Socialist Group (Nuevo Grupo Socialista). Incluso hace 30 años, el medio “feminista socialista” al que se dirige Vogel ya se había disuelto en la nada. Pero, dado que Vogel pretende representar un polo marxista dentro del movimiento o corriente intelectual “socialfeminista”, hoy a la ISO le cuadra promover su libro.
En la sección introductoria del libro, Vogel se deslinda ecuánimemente tanto de los feministas no marxistas como de los marxistas no feministas. Se fija como su tarea principal analizar el carácter de la opresión de la mujer dentro de la estructura y dinámica del sistema económico capitalista. Su tratamiento de Marx y Engels es confuso, contradictorio y rimbombante. Se enfoca principalmente en la relación entre el trabajo doméstico y la reproducción generacional de la fuerza de trabajo. Para Vogel, la opresión de la mujer se reduce estrechamente al trabajo doméstico (no pagado). Afirmando explícitamente que “la categoría de ‘la familia’...es insuficiente como punto de partida analítico”, Vogel pasa por alto las cuestiones más amplias del papel de la familia en la opresión de la mujer y los niños y su importancia como sostén clave del orden capitalista. La familia sirve para atomizar a la clase obrera y propagar el individualismo burgués como barrera a la solidaridad de clase.
Su concepción estrecha de la opresión de la mujer no impide a Vogel calumniar a Engels como “determinista económico”. Simplemente deja de lado los aspectos culturales y sociales incluidos en la riqueza de los argumentos que Engels presenta en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884). Para tomar un ejemplo, Vogel se queja de que Engels “no vincula claramente el desarrollo de una esfera especial relacionada a la reproducción de la fuerza de trabajo con el surgimiento de la sociedad de clases o quizá la sociedad capitalista”. Aparentemente, esto significa que Engels no muestra cómo el surgimiento de la sociedad de clases llegó a pesar sobre el papel de la mujer en la crianza de los hijos. Esto simplemente no es verdad.
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Engels describe cómo la familia se originó en el neolítico cuando la sociedad se dividió en clases por vez primera. Apoyándose en la información disponible en aquella época, Engels se basó mucho en el trabajo pionero de Lewis Henry Morgan entre los iroqueses del norte del estado de Nueva York para entender las sociedades primitivas sin clases. Engels describió cómo la invención de la agricultura creó un excedente social que permitió, por primera vez, el desarrollo de una clase dominante ociosa que vivía del trabajo ajeno. La familia, específicamente la monogamia de la mujer, fue necesaria para asegurar la transmisión ordenada de la propiedad y el poder a los herederos del patriarca, la siguiente generación de la clase dominante. Si bien es mucho lo que se ha descubierto sobre las primeras etapas de la sociedad humana desde tiempos de Engels, su entendimiento fundamental ha resistido la prueba del tiempo.
Vogel no analiza la función social de la familia para la clase obrera bajo el capitalismo, donde sirve para criar a la siguiente generación de esclavos asalariados. En El capital, Marx explicó que el costo de la fuerza de trabajo está determinado por el costo de manutención y reproducción del obrero: sus gastos cotidianos, su capacitación y el sostén de su pareja y sus hijos. Para aumentar la ganancia, los capitalistas buscan bajar el costo del trabajo: no sólo de los salarios que pagan a los bolsillos de los obreros, sino también de los servicios como la educación y la salud públicas, que son necesarios para la manutención del proletariado.
El feminismo a veces critica algunos aspectos de la familia, pero en general sólo para quejarse de los “roles de género”, como si el problema fuera una discusión sobre el estilo de vida respecto a quién debe lavar los platos o darle al bebé su mamila. El problema es la institución de la familia, que integra a la gente a la sociedad desde la infancia de manera que acate ciertas normas, respete a la autoridad y desarrolle los hábitos de obediencia y deferencia que son tan útiles a la obtención de ganancias por parte de los capitalistas. La familia le es invaluable a la burguesía como reserva de pequeña propiedad privada y en algunos casos de pequeña producción, operando como freno ideológico a la conciencia social. Vogel pasa por alto estas cuestiones y se enfoca estrictamente en el “trabajo doméstico” no pagado de la mujer.
El fin último
La posición de Vogel es incluso más débil en lo que toca al fin último de la liberación de la mujer. Esto se ve especialmente en lo que no dice. Vogel divorcia la emancipación de la mujer de la superación de la escasez económica y del remplazo del trabajo enajenado —tanto en la fábrica como en el hogar— por el trabajo creativo y gratificante. Tanto el fin último de una sociedad comunista como los medios básicos para lograrlo quedan fuera de los confines intelectuales del “feminismo socialista” de Vogel.
Cuando Marx y Engels explicaron que suscribían un entendimiento materialista de la sociedad y del cambio social, no se referían sólo al capitalismo y las sociedades de clase anteriores (como el feudalismo). También proporcionaron un entendimiento materialista de la futura sociedad sin clases. De hecho, ésa era su diferencia fundamental con las principales corrientes socialistas de principios del siglo XIX —los owenistas, fourieristas y saint-simonianos— como las resumió Engels en Del socialismo utópico al socialismo científico (originalmente parte de su polémica de 1878, Anti-Dühring). Marx y Engels reconocían que una sociedad socialista —entendida como la etapa inicial del comunismo— requeriría un nivel de productividad del trabajo muy superior incluso a la de los países capitalistas más avanzados de hoy. Esto se logrará mediante una expansión continua del conocimiento científico y su aplicación tecnológica.
Vogel no comparte esa concepción. Esto queda particularmente claro en su análisis de los primeros años de la Rusia soviética. Expresando un gran aprecio del entendimiento que tenía Lenin de la opresión de la mujer y de su compromiso por superarla, cita con aprobación un discurso de 1919, “Las tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética”:
“Todas ustedes saben que incluso cuando las mujeres gozan de plenos derechos, en la práctica siguen esclavizadas, porque todas las tareas domésticas pesan sobre ellas. En la mayoría de los casos las tareas domésticas son el trabajo más improductivo, más embrutecedor y más arduo que pueda hacer una mujer. Es un trabajo extraordinariamente mezquino y no incluye nada que de algún modo pueda contribuir al desarrollo de la mujer.
“En la prosecución del ideal socialista, queremos luchar por la realización total del socialismo, y se abre aquí un amplio campo de acción para la mujer. Realizamos ahora serios preparativos a fin de desbrozar el terreno para la construcción del socialismo, pero la construcción del socialismo comenzará sólo cuando hayamos logrado la completa igualdad de la mujer, y cuando acometamos las nuevas tareas junto con la mujer, que habrá sido liberada del trabajo mezquino, embrutecedor, improductivo”.
Vogel presenta equivocadamente a Lenin como una voz solitaria clamando en el desierto e implica que el principal obstáculo para superar la opresión de la mujer en los primeros años de la Rusia soviética era ideológico: las generalizadas actitudes patriarcales entre los hombres de la clase obrera y el campesinado combinadas con una supuesta indiferencia por la liberación de la mujer entre los cuadros, mayoritariamente varones, del Partido Bolchevique. Vogel escribe:
“Los señalamientos de Lenin respecto al machismo nunca tomaron forma programática, y la campaña contra el atraso ideológico masculino nunca pasó de ser un tema menor en la práctica bolchevique. Sin embargo, sus observaciones sobre el problema representaron una admisión extremadamente inusual de la seriedad del mismo... Las contribuciones teóricas de Lenin no lograron dejar una impresión duradera”.
De hecho, el gobierno soviético realizó enormes esfuerzos para aliviar a la mujer obrera de la carga del trabajo doméstico y la crianza de niños mediante el establecimiento de cocinas comunales, lavanderías, guarderías, etc. Tanto los bolcheviques como la Internacional Comunista establecieron departamentos especiales para el trabajo entre las mujeres. Durante los primeros años del estado obrero soviético, el Zhenotdel estuvo activo tanto en las regiones europeas como en las del Asia Central.
Los límites de las medidas liberadoras del gobierno comunista bajo V.I. Lenin y León Trotsky no fueron ideológicos, sino producto de condiciones objetivas: la pobreza de recursos materiales, agravada por años de guerra imperialista y guerra civil. En un ensayo de 1923 titulado “De la vieja a la nueva familia”, incluido en la compilación de 1924 Problemas de la vida cotidiana (una obra que Vogel no menciona siquiera), Trotsky explicó:
“En principio, la preparación material de las condiciones para un nuevo modo de vida y una nueva familia no puede separarse tampoco del trabajo de la construcción socialista. El estado de los trabajadores necesita mayor prosperidad con el fin de que le sea posible tomar seriamente en sus manos la educación pública de los niños y aliviar asimismo a la familia de los cuidados de la limpieza y la cocina. La socialización de la familia, del manejo de la casa y de la educación de los niños no será posible sin una notable mejoría de toda nuestra economía. Necesitamos una mayor proporción de formas económicas socialistas. Sólo bajo tales condiciones, podremos liberar a la familia de las funciones y cuidados que actualmente la oprimen y desintegran. El lavado debe estar a cargo de una lavandería pública, la alimentación a cargo de comedores públicos, la confección del vestido debe realizarse en los talleres. Los niños deben ser educados por excelentes maestros pagados por el estado y que tengan una real vocación para su trabajo”.
La escasez material fue fuente de otro ámbito importante de desigualdad entre los hombres y las mujeres en los primeros años de la Rusia soviética (y por extensión en todo estado obrero económicamente atrasado). Se trata de la escasez de la mano de obra altamente calificada que requiere conocimientos y capacidades técnicas avanzados. A los obreros industriales calificados y los miembros de la intelectualidad técnica (ingenieros, arquitectos, etc.) había que pagarles salarios más altos que a los obreros no calificados, aunque la diferencia era mucho menor que en los países capitalistas. Este sector mejor pagado de la fuerza de trabajo, heredado del pequeño sector capitalista moderno de la Rusia zarista, era predominantemente masculino. Aunque se hicieron esfuerzos dirigidos a corregir esto, al joven estado obrero le faltaban los recursos materiales para educar y entrenar a las mujeres para que se volvieran maquinistas e ingenieras en cantidades suficientes a fin de superar el predominio masculino del trabajo calificado.
El libro de Vogel concluye con una proyección de cómo será la transición al comunismo tras el derrocamiento del capitalismo:
“Ante la terrible realidad de la opresión de la mujer, los socialistas utópicos del siglo XIX llamaron por la abolición de la familia. Todavía hoy, su drástica exigencia sigue teniendo adeptos entre los socialistas. En cambio, el materialismo histórico plantea la difícil cuestión de reducir y redistribuir simultáneamente el trabajo doméstico conforme éste se va transformando en un componente integral de la producción social en la sociedad comunista. Así como en la transición socialista ‘el estado no es “abolido”, sino que se extingue’, así también el trabajo doméstico debe extinguirse. Por lo tanto, durante la transición al comunismo una administración adecuada del trabajo doméstico y el trabajo femenino será un problema clave de la sociedad socialista, pues sólo sobre esta base pueden establecerse y conservarse las condiciones económicas, políticas e ideológicas de la verdadera liberación de la mujer. En el proceso, la familia, en su forma histórica particular como una unidad social basada en el parentesco para la reproducción de fuerza de trabajo explotable en la sociedad de clases, también se extinguirá, y con ella tanto las relaciones familiares patriarcales como la opresión de la mujer” [énfasis en el original].
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 1 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
En la Declaración de principios y algunos elementos de programa, la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista) expone nuestra tarea de “construir partidos leninistas como secciones nacionales de una internacional centralista-democrática cuyo propósito es dirigir a la clase obrera a la victoria mediante revoluciones socialistas a través del mundo” (Spartacist [Edición en español] No. 29, agosto de 1998). Sólo mediante la toma del poder podrá el proletariado acabar con el capitalismo como sistema y abrir el camino hacia un mundo sin explotación ni opresión. Crucial para esta perspectiva es la lucha por la emancipación de la mujer, cuya opresión se remonta al comienzo de la propiedad privada y no podrá ser eliminada sin la abolición de la sociedad de clases.
La Declaración explica que nuestra meta en última instancia es la creación de una sociedad nueva, una sociedad comunista:
“La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de la raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarro- llo libre de todos”.
La mayoría de las organizaciones que se hacían llamar marxistas solían aceptar la meta de una sociedad comunista, aunque no coincidieran en nada más. Pero desde el colapso de la Unión Soviética en 1991-1992 esto ya no es así. Sólo la LCI se adhiere a la perspectiva del comunismo mundial que expusieron por primera vez Karl Marx y Friedrich Engels.
Este clima ideológico de la “muerte del comunismo” ha llevado a que prevalezcan nociones falsas y estrechas de lo que es el marxismo. En la conciencia popular, el comunismo ha quedado reducido a la nivelación económica (igualdad en un nivel bajo de ingreso y de consumo) bajo la propiedad estatal de los recursos económicos. Por el contrario, la base material para el cumplimiento del programa marxista es la superación de la escasez económica mediante el aumento progresivo de la productividad del trabajo. Para realizarse plenamente, ello exige varias generaciones de desarrollo socialista basado en una economía colectivizada a escala mundial. Así, se desarrollará una sociedad en la que el estado (aparato coercitivo especial que defiende el orden de la clase dominante a través de destacamentos de hombres armados) se habrá extinguido, la filiación nacional habrá desaparecido y la institución de la familia —principal fuente de la opresión de la mujer— habrá sido remplazada por medios colectivos para cuidar y socializar a los niños y por la más amplia libertad en las relaciones sexuales.
El marxismo y la “naturaleza humana”
En el pasado, los intelectuales que consideraban semejante sociedad indeseable y/o imposible, no dejaban de reconocer que era eso lo que los marxistas llamaban comunismo. Por ejemplo, en El malestar en la cultura (1930), una exposición popular de su concepción del mundo, Sigmund Freud ofrece una breve crítica del comunismo. No hay evidencia de que haya estudiado las obras de Marx y Engels ni de que haya leído las de V.I. Lenin y otros líderes bolcheviques. Su comprensión (e incomprensión) del comunismo le era común a muchos intelectuales europeos y estadounidenses de su tiempo, independientemente de sus convicciones políticas.
Freud basaba su crítica del comunismo en el punto de vista de que “la tendencia agresiva es una disposición instintiva innata y autónoma del ser humano” y concluía que el proyecto comunista de una sociedad armoniosa contravenía la naturaleza humana:
“No me concierne la crítica económica del sistema comunista; no me es posible investigar si la abolición de la propiedad privada es oportuna y conveniente; pero, en cambio, puedo reconocer como vana ilusión su hipótesis psicológica. Es verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos. Sin embargo, nada se habrá modificado con ello en las diferencias de poderío y de influencia que la agresividad aprovecha para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado la esencia de ésta... Si se eliminara el derecho personal a poseer bienes materiales, aún subsistirían los privilegios derivados de las relaciones sexuales, que necesariamente deben convertirse en fuente de la más intensa envidia y de la más violenta hostilidad entre los seres humanos, equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera este privilegio, decretando la completa libertad de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia, célula germinal de la cultura, entonces, es verdad, sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría la evolución de ésta; pero cualesquiera que ellos fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias intrínsecas de la naturaleza humana tampoco dejarían de seguirlos”.
Freud entendía correctamente que en la visión comunista de la sociedad futura la familia se habrá extinguido y habrá una “completa libertad de la vida sexual”. La visión de Freud era incorrecta en tanto que los marxistas reconocen que la familia no puede simplemente abolirse; sus funciones necesarias, especialmente la crianza de la siguiente generación, deben ser remplazadas por medios socializados de cuidado infantil y trabajo doméstico.
Si bien Freud ya no tiene la autoridad ideológica que solía tener, la idea de que la “naturaleza humana” hace imposible un mundo comunista sigue siendo común, aunque los argumentos específicos puedan diferir. Los marxistas, en cambio, insistimos en que es la escasez material lo que da lugar a las salvajes reyertas por los recursos escasos. Es por ello que el comunismo es concebible sólo con un nivel sin precedentes de abundancia material, acompañado de un inmenso salto en el nivel cultural de la sociedad. Es la existencia de las clases, actualmente en la forma de un orden capitalista-imperialista obsoleto, lo que infesta a la sociedad humana con brutalidad y violencia. Como escribió el autor marxista Isaac Deutscher en “Sobre el hombre socialista” (1966): “utilizan el homo homini lupus [el hombre es el lobo del hombre] como grito de guerra contra el progreso y el socialismo y agitan al espantajo del eterno lupus humano en provecho del verdadero y sanguinario lupus del imperialismo contemporáneo”.
Para Freud, la “agresión innata” de las relaciones sexuales era el problema con la naturaleza humana. ¿Cuál es la realidad? La patología social asociada a lo que Freud percibía como rivalidad sexual tendría poca razón de ser en una sociedad comunal plenamente libre en la que la vida sexual fuera independiente del acceso al alimento, la vivienda, la educación y demás necesidades y comodidades cotidianas. Cuando la familia se haya extinguido junto con las clases y el estado, la crianza comunal que la remplace llevará a una nueva sicología y cultura entre la gente que crezca en esas condiciones. Los valores sociales patriarcales —“mi” mujer, “mis” hijos— se desvanecerán junto con el sistema opresivo que los genera. La relación de los niños entre sí y con las personas que les enseñan y guían serán multilaterales, complejas y dinámicas. Es la institución de la familia lo que ata al sexo y al amor a la propiedad, con todo lo que salga de la camisa de fuerza de la monogamia heterosexual considerado “pecado”.
La familia bajo el capitalismo es el principal mecanismo de la opresión de la mujer y de la juventud, atada por innumerables lazos interrelacionados con las operaciones básicas de la economía de “libre mercado”. La familia, el estado y la religión organizada conforman un tripié de opresión en el que se sostiene el orden capitalista. En los países del Tercer Mundo, el atraso y la pobreza arraigados, promovidos por la dominación imperialista, conducen a prácticas horriblemente opresivas como el velo, el precio de la novia y la mutilación genital femenina.
En las sociedades capitalistas avanzadas, como la estadounidense, podría pensarse que la gente lleva una vida complicada, más parecida a las presentadas en programas de televisión como Modern Family o Transparent que a la comedia de los años cincuenta Papá lo sabe todo. Sin embargo, las decisiones personales de la gente están constreñidas por la ley, la economía y los prejuicios de la sociedad de clases; esto es especialmente cierto en el caso de la clase obrera y los pobres. Remplazar la familia por instituciones colectivas es el aspecto más radical del programa comunista, y el que traerá los cambios más profundos y drásticos en la vida cotidiana, incluida la de los niños.
Nuestros oponentes en la izquierda y la cacería de brujas antisexo
En la actualidad, la visión de una sociedad sin la institución opresiva de la familia ya no puede hallarse en la gran mayoría de los que dicen estar por el marxismo, el socialismo o la liberación de la mujer. Hace ya décadas que los estalinistas, con su dogma antimarxista del “socialismo en un solo país”, renunciaron al entendimiento de que era necesaria una sociedad socialista global para conseguir la plena liberación humana, incluyendo la de la mujer. Una consecuencia de ello fue la rehabilitación estalinista de la opresiva familia como un pilar “socialista”. En “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer” (Spartacist [Edición en español] No. 34, noviembre de 2006), tratamos esta cuestión a profundidad.
Hoy, otros supuestos marxistas, entre ellos algunos que afirman ser trotskistas, simplemente siguen la doctrina feminista liberal (burguesa) prevaleciente en cuanto a la liberación de la mujer, apoyando implícitamente a las instituciones de la familia y el estado burgués. Un ejemplo de ello lo dan las reacciones histéricas de nuestros oponentes ante nuestra defensa de los derechos de la North American Man/Boy Love Association (Asociación Norteamericana de Amor entre Hombres y Muchachos, NAMBLA), que está por la legalización del sexo consensual entre hombres y muchachos, así como de otros perseguidos por su “depravación” sexual. La LCI se ha opuesto consistentemente a la intervención del gobierno en la vida privada y exige derogar todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas” consensuales, como la prostitución, el consumo de drogas y la pornografía.
Los aullidos de muchos radicales y feministas contra NAMBLA expresan los “valores familiares” que impulsan los políticos e ideólogos burgueses. Durante décadas, la reacción antisexo patrocinada por el gobierno ha tomado varias formas: el prejuicio fanático antigay, una cacería de brujas contra los trabajadores de las guarderías, la prohibición de que se distribuyan entre adolescentes anticonceptivos e información sobre el control de la natalidad, y el encarcelamiento de “desviados”. Este asalto reaccionario estuvo acompañado por terrorismo extralegal, como las bombas en las clínicas de aborto. Gran parte de esta persecución busca fortalecer al estado burgués en su regulación de la población y difundir el pánico como una distracción de la verdadera brutalidad de la vida en esta sociedad retorcida, cruel, prejuiciosa y racista.
En artículos anteriores, hemos explorado algunas de las ambigüedades de la sexualidad en una sociedad donde las deformidades de la desigualdad de clase y de la opresión racial y sexual pueden producir mucho sufrimiento personal y cosas desagradables. Hemos afirmado que, mientras que el abuso infantil es un crimen horrendo y cruel, muchos encuentros sexuales ilegales son totalmente consensuales y no producen por sí mismos ningún daño. La mezcolanza deliberada de todo lo que vaya desde las caricias mutuas entre hermanos hasta la violación horrenda de un niño pequeño por parte de un adulto crea un clima social de histeria antisexo en el que los perpetradores de la violencia real contra los niños a menudo quedan impunes. Hemos señalado que las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos como el Homo sapiens claramente no encajan en la rígida monogamia heterosexual decretada por la moral burguesa.
Como medida básica de defensa frente a la persecución estatal de los jóvenes que quieren tener sexo (así sea sexting), nos oponemos a las reaccionarias leyes de la “edad de consentimiento”, con las que el estado decreta cierta edad arbitraria a partir de la cual permite el sexo, sin importarle que dicha edad cambie con el tiempo y varíe de un estado a otro en EE.UU. Al tratar esas cuestiones, nos ubicamos firmemente en oposición al estado capitalista y todos sus esfuerzos por reforzar y sostener el orden burgués explotador. Ésa es la aplicación, bajo las actuales circunstancias, de nuestra meta de la libertad sexual para todos, incluyendo a los niños y los adolescentes, en un futuro comunista. Esto tiene una importancia particular para los jóvenes adultos, de los que se espera que pasen los años que siguen a la pubertad bajo el yugo de la dependencia de sus padres. Llamamos por estipendios plenos para todos los estudiantes como parte de nuestro programa por una educación gratuita y de calidad para todos, para que los jóvenes puedan ser genuinamente independientes de sus familias.
Por el contrario, la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se niega a llamar por la abolición de las leyes de la edad de consentimiento actuales. En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [La juventud, la sexualidad y la izquierda], la dirigente de la ISO Sherry Wolf blande su pica contra el partidario de NAMBLA David Thorstad por ser “el más ardiente y añejo defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Wolf cita su propio libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation (Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT, Haymarket Books, 2009): “Un consentimiento genuino, libre de la desigualdad de poder, no puede dárselo un niño a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, las relaciones entre adultos y niños no son las de individuos iguales en lo emocional, lo físico, lo social ni lo económico. Los niños y los púberes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder para tomar decisiones realmente libres respecto a sus relaciones con adultos. Sin eso, no puede haber consentimiento genuino”.
¿“Decisiones realmente libres”? Pocas relaciones entre adultos cumplirían con esta definición de consentimiento. En los hechos, Wolf pone a los jóvenes menores de 18 años y a sus parejas a merced del estado burgués. El único principio guía para toda relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el acuerdo y entendimiento mutuo entre todas las partes involucradas— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual.
El que la ISO abandone a los jóvenes al opresivo status quo sexual refleja su acomodación a los prejuicios del orden capitalista y las actitudes atrasadas de la población en general. En última instancia, viene de la vieja oposición de la ISO a toda perspectiva de movilización revolucionaria de la clase obrera hacia la toma del poder y la creación de un estado obrero —la dictadura del proletariado— que abra el camino hacia una sociedad comunista. Para la ISO, el socialismo es más o menos la aplicación acumulada de la “democracia” a todos los sectores oprimidos, entre los cuales la clase obrera es simplemente uno más. La ISO procura presionar a los capitalistas para que reformen su sistema de explotación. Su perspectiva de la liberación de la mujer refleja la misma fe conmovedora en las fuerzas de la reforma.
Por qué los marxistas no somos feministas
Cosa interesante, en los últimos años la ISO ha estado discutiendo en las páginas de su periódico, el Socialist Worker, acerca de las teorías sobre la liberación de la mujer. Parece ser que su motivación es el deseo de abandonar su postura anterior de oposición al feminismo como una ideología burguesa, para poder adoptar activamente la etiqueta de feminista o “feminista socialista”. Por ejemplo, en una charla de la conferencia Social-ism de la ISO en 2013 (publicada en “Marxism, Feminism and the Fight for Liberation” [Marxismo, feminismo y la lucha por la liberación], socialistworker.org, 10 de julio de 2013), Abbie Bakan sugirió: “La afirmación teórica de que hay bases para un enfoque marxista coherente que esté por la ‘liberación de la mujer’, pero contra el ‘feminismo’, carece de sentido”. (Hasta marzo de ese año, Bakan había sido una destacada partidaria de los International Socialists [Socialistas Internacionales] de Canadá, primos políticos de la ISO.)
La reciente adopción teórica explícita por parte de la ISO del “feminismo socialista” no es más que otra cubierta para el mismo contenido liberal. Sin embargo, nos ofrece la oportunidad de reafirmar la vieja posición marxista respecto a la familia y enfatizar que la emancipación de la mujer es fundamental para la revolución socialista e inseparable de ella. Contra lo que dice la ideología feminista, la plena igualdad legal no basta para superar la opresión de la mujer, que está profundamente enraizada en la familia y la propiedad privada.
Como siempre hemos enfatizado, marxismo y feminismo son viejos enemigos políticos. Eso requiere una explicación. En Estados Unidos y otros lugares se ha vuelto común aplicar el término “feminista” a quienes piensan que hombres y mujeres deberían ser iguales. Sin embargo, al lidiar con la desigualdad, el feminismo acepta los confines de la sociedad capitalista existente. Como ideología, el feminismo nació a finales del siglo XIX, reflejando las aspiraciones de una capa de mujeres burguesas y pequeñoburguesas que reclamaban sus prerrogativas de clase: derecho a la propiedad y a la herencia, acceso a la educación y las profesiones, y derecho al voto. Los marxistas buscamos mucho más que esta limitada idea de “igualdad de género”.
Los marxistas reconocemos que la liberación de la mujer no puede ocurrir sin la liberación de toda la raza humana de la explotación y la opresión: ése es nuestro fin. Hace bastante más de un siglo August Bebel, el dirigente histórico del Partido Socialdemócrata de Alemania, lo explicó claramente en su libro La mujer y el socialismo (1879), un clásico marxista. Reeditada varias veces, esta obra fue leída por millones de obreros de distintas generaciones antes de la Primera Guerra Mundial. La riqueza de su visión de la emancipación de la mujer no puede hallarse en ninguno de los escritos de la ISO al respecto:
“[La mujer] elegirá para su actividad los terrenos que correspondan a sus deseos, inclinaciones y disposiciones y trabajará en las mismas condiciones que el hombre. Lo mismo que todavía será obrera práctica en cualquier oficio, durante otra parte del día será educadora, maestra, enfermera, y durante otra parte ejercitará cualquier arte o ciencia y cumplirá en una cuarta parte cualquier función administrativa”.
—La mujer y el socialismo (Ediciones de Cultura Popular, 1978)
Lo que es especialmente significativo de la descripción que hace Bebel de la naturaleza emancipadora del trabajo en la sociedad socialista es que se aplica igualmente a los hombres. Eso apunta al núcleo del motivo por el que marxismo y feminismo son mutuamente excluyentes y de hecho antagónicos. Los feministas consideran que la división básica de la sociedad es entre hombres y mujeres, mientras que los socialistas reconocemos que los obreros de ambos sexos deben luchar juntos para acabar con la opresión y la explotación que sufren por parte de la clase capitalista.
Marx desvirtuado
En su giro teórico a favor del “feminismo socialista”, la ISO está promoviendo el libro Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory (Marxismo y la opresión de la mujer: Hacia una teoría unitaria, Haymarket Books, 2013) de Lise Vogel. Publicado originalmente en 1983, el libro se reeditó como parte de la serie Historical Materialism con una introducción encomiástica de dos académicos canadienses partidarios del ultrarreformista New Socialist Group (Nuevo Grupo Socialista). Incluso hace 30 años, el medio “feminista socialista” al que se dirige Vogel ya se había disuelto en la nada. Pero, dado que Vogel pretende representar un polo marxista dentro del movimiento o corriente intelectual “socialfeminista”, hoy a la ISO le cuadra promover su libro.
En la sección introductoria del libro, Vogel se deslinda ecuánimemente tanto de los feministas no marxistas como de los marxistas no feministas. Se fija como su tarea principal analizar el carácter de la opresión de la mujer dentro de la estructura y dinámica del sistema económico capitalista. Su tratamiento de Marx y Engels es confuso, contradictorio y rimbombante. Se enfoca principalmente en la relación entre el trabajo doméstico y la reproducción generacional de la fuerza de trabajo. Para Vogel, la opresión de la mujer se reduce estrechamente al trabajo doméstico (no pagado). Afirmando explícitamente que “la categoría de ‘la familia’...es insuficiente como punto de partida analítico”, Vogel pasa por alto las cuestiones más amplias del papel de la familia en la opresión de la mujer y los niños y su importancia como sostén clave del orden capitalista. La familia sirve para atomizar a la clase obrera y propagar el individualismo burgués como barrera a la solidaridad de clase.
Su concepción estrecha de la opresión de la mujer no impide a Vogel calumniar a Engels como “determinista económico”. Simplemente deja de lado los aspectos culturales y sociales incluidos en la riqueza de los argumentos que Engels presenta en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884). Para tomar un ejemplo, Vogel se queja de que Engels “no vincula claramente el desarrollo de una esfera especial relacionada a la reproducción de la fuerza de trabajo con el surgimiento de la sociedad de clases o quizá la sociedad capitalista”. Aparentemente, esto significa que Engels no muestra cómo el surgimiento de la sociedad de clases llegó a pesar sobre el papel de la mujer en la crianza de los hijos. Esto simplemente no es verdad.
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Engels describe cómo la familia se originó en el neolítico cuando la sociedad se dividió en clases por vez primera. Apoyándose en la información disponible en aquella época, Engels se basó mucho en el trabajo pionero de Lewis Henry Morgan entre los iroqueses del norte del estado de Nueva York para entender las sociedades primitivas sin clases. Engels describió cómo la invención de la agricultura creó un excedente social que permitió, por primera vez, el desarrollo de una clase dominante ociosa que vivía del trabajo ajeno. La familia, específicamente la monogamia de la mujer, fue necesaria para asegurar la transmisión ordenada de la propiedad y el poder a los herederos del patriarca, la siguiente generación de la clase dominante. Si bien es mucho lo que se ha descubierto sobre las primeras etapas de la sociedad humana desde tiempos de Engels, su entendimiento fundamental ha resistido la prueba del tiempo.
Vogel no analiza la función social de la familia para la clase obrera bajo el capitalismo, donde sirve para criar a la siguiente generación de esclavos asalariados. En El capital, Marx explicó que el costo de la fuerza de trabajo está determinado por el costo de manutención y reproducción del obrero: sus gastos cotidianos, su capacitación y el sostén de su pareja y sus hijos. Para aumentar la ganancia, los capitalistas buscan bajar el costo del trabajo: no sólo de los salarios que pagan a los bolsillos de los obreros, sino también de los servicios como la educación y la salud públicas, que son necesarios para la manutención del proletariado.
El feminismo a veces critica algunos aspectos de la familia, pero en general sólo para quejarse de los “roles de género”, como si el problema fuera una discusión sobre el estilo de vida respecto a quién debe lavar los platos o darle al bebé su mamila. El problema es la institución de la familia, que integra a la gente a la sociedad desde la infancia de manera que acate ciertas normas, respete a la autoridad y desarrolle los hábitos de obediencia y deferencia que son tan útiles a la obtención de ganancias por parte de los capitalistas. La familia le es invaluable a la burguesía como reserva de pequeña propiedad privada y en algunos casos de pequeña producción, operando como freno ideológico a la conciencia social. Vogel pasa por alto estas cuestiones y se enfoca estrictamente en el “trabajo doméstico” no pagado de la mujer.
El fin último
La posición de Vogel es incluso más débil en lo que toca al fin último de la liberación de la mujer. Esto se ve especialmente en lo que no dice. Vogel divorcia la emancipación de la mujer de la superación de la escasez económica y del remplazo del trabajo enajenado —tanto en la fábrica como en el hogar— por el trabajo creativo y gratificante. Tanto el fin último de una sociedad comunista como los medios básicos para lograrlo quedan fuera de los confines intelectuales del “feminismo socialista” de Vogel.
Cuando Marx y Engels explicaron que suscribían un entendimiento materialista de la sociedad y del cambio social, no se referían sólo al capitalismo y las sociedades de clase anteriores (como el feudalismo). También proporcionaron un entendimiento materialista de la futura sociedad sin clases. De hecho, ésa era su diferencia fundamental con las principales corrientes socialistas de principios del siglo XIX —los owenistas, fourieristas y saint-simonianos— como las resumió Engels en Del socialismo utópico al socialismo científico (originalmente parte de su polémica de 1878, Anti-Dühring). Marx y Engels reconocían que una sociedad socialista —entendida como la etapa inicial del comunismo— requeriría un nivel de productividad del trabajo muy superior incluso a la de los países capitalistas más avanzados de hoy. Esto se logrará mediante una expansión continua del conocimiento científico y su aplicación tecnológica.
Vogel no comparte esa concepción. Esto queda particularmente claro en su análisis de los primeros años de la Rusia soviética. Expresando un gran aprecio del entendimiento que tenía Lenin de la opresión de la mujer y de su compromiso por superarla, cita con aprobación un discurso de 1919, “Las tareas del movimiento obrero femenino en la República Soviética”:
“Todas ustedes saben que incluso cuando las mujeres gozan de plenos derechos, en la práctica siguen esclavizadas, porque todas las tareas domésticas pesan sobre ellas. En la mayoría de los casos las tareas domésticas son el trabajo más improductivo, más embrutecedor y más arduo que pueda hacer una mujer. Es un trabajo extraordinariamente mezquino y no incluye nada que de algún modo pueda contribuir al desarrollo de la mujer.
“En la prosecución del ideal socialista, queremos luchar por la realización total del socialismo, y se abre aquí un amplio campo de acción para la mujer. Realizamos ahora serios preparativos a fin de desbrozar el terreno para la construcción del socialismo, pero la construcción del socialismo comenzará sólo cuando hayamos logrado la completa igualdad de la mujer, y cuando acometamos las nuevas tareas junto con la mujer, que habrá sido liberada del trabajo mezquino, embrutecedor, improductivo”.
Vogel presenta equivocadamente a Lenin como una voz solitaria clamando en el desierto e implica que el principal obstáculo para superar la opresión de la mujer en los primeros años de la Rusia soviética era ideológico: las generalizadas actitudes patriarcales entre los hombres de la clase obrera y el campesinado combinadas con una supuesta indiferencia por la liberación de la mujer entre los cuadros, mayoritariamente varones, del Partido Bolchevique. Vogel escribe:
“Los señalamientos de Lenin respecto al machismo nunca tomaron forma programática, y la campaña contra el atraso ideológico masculino nunca pasó de ser un tema menor en la práctica bolchevique. Sin embargo, sus observaciones sobre el problema representaron una admisión extremadamente inusual de la seriedad del mismo... Las contribuciones teóricas de Lenin no lograron dejar una impresión duradera”.
De hecho, el gobierno soviético realizó enormes esfuerzos para aliviar a la mujer obrera de la carga del trabajo doméstico y la crianza de niños mediante el establecimiento de cocinas comunales, lavanderías, guarderías, etc. Tanto los bolcheviques como la Internacional Comunista establecieron departamentos especiales para el trabajo entre las mujeres. Durante los primeros años del estado obrero soviético, el Zhenotdel estuvo activo tanto en las regiones europeas como en las del Asia Central.
Los límites de las medidas liberadoras del gobierno comunista bajo V.I. Lenin y León Trotsky no fueron ideológicos, sino producto de condiciones objetivas: la pobreza de recursos materiales, agravada por años de guerra imperialista y guerra civil. En un ensayo de 1923 titulado “De la vieja a la nueva familia”, incluido en la compilación de 1924 Problemas de la vida cotidiana (una obra que Vogel no menciona siquiera), Trotsky explicó:
“En principio, la preparación material de las condiciones para un nuevo modo de vida y una nueva familia no puede separarse tampoco del trabajo de la construcción socialista. El estado de los trabajadores necesita mayor prosperidad con el fin de que le sea posible tomar seriamente en sus manos la educación pública de los niños y aliviar asimismo a la familia de los cuidados de la limpieza y la cocina. La socialización de la familia, del manejo de la casa y de la educación de los niños no será posible sin una notable mejoría de toda nuestra economía. Necesitamos una mayor proporción de formas económicas socialistas. Sólo bajo tales condiciones, podremos liberar a la familia de las funciones y cuidados que actualmente la oprimen y desintegran. El lavado debe estar a cargo de una lavandería pública, la alimentación a cargo de comedores públicos, la confección del vestido debe realizarse en los talleres. Los niños deben ser educados por excelentes maestros pagados por el estado y que tengan una real vocación para su trabajo”.
La escasez material fue fuente de otro ámbito importante de desigualdad entre los hombres y las mujeres en los primeros años de la Rusia soviética (y por extensión en todo estado obrero económicamente atrasado). Se trata de la escasez de la mano de obra altamente calificada que requiere conocimientos y capacidades técnicas avanzados. A los obreros industriales calificados y los miembros de la intelectualidad técnica (ingenieros, arquitectos, etc.) había que pagarles salarios más altos que a los obreros no calificados, aunque la diferencia era mucho menor que en los países capitalistas. Este sector mejor pagado de la fuerza de trabajo, heredado del pequeño sector capitalista moderno de la Rusia zarista, era predominantemente masculino. Aunque se hicieron esfuerzos dirigidos a corregir esto, al joven estado obrero le faltaban los recursos materiales para educar y entrenar a las mujeres para que se volvieran maquinistas e ingenieras en cantidades suficientes a fin de superar el predominio masculino del trabajo calificado.
El libro de Vogel concluye con una proyección de cómo será la transición al comunismo tras el derrocamiento del capitalismo:
“Ante la terrible realidad de la opresión de la mujer, los socialistas utópicos del siglo XIX llamaron por la abolición de la familia. Todavía hoy, su drástica exigencia sigue teniendo adeptos entre los socialistas. En cambio, el materialismo histórico plantea la difícil cuestión de reducir y redistribuir simultáneamente el trabajo doméstico conforme éste se va transformando en un componente integral de la producción social en la sociedad comunista. Así como en la transición socialista ‘el estado no es “abolido”, sino que se extingue’, así también el trabajo doméstico debe extinguirse. Por lo tanto, durante la transición al comunismo una administración adecuada del trabajo doméstico y el trabajo femenino será un problema clave de la sociedad socialista, pues sólo sobre esta base pueden establecerse y conservarse las condiciones económicas, políticas e ideológicas de la verdadera liberación de la mujer. En el proceso, la familia, en su forma histórica particular como una unidad social basada en el parentesco para la reproducción de fuerza de trabajo explotable en la sociedad de clases, también se extinguirá, y con ella tanto las relaciones familiares patriarcales como la opresión de la mujer” [énfasis en el original].
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 19:23 ShaunaDorothy China: ¡Defender, extender las conquistas de la Revolución de 1949! ¡Por la revolución política obrera para echar a la burocracia estalinista ¡Derrotar la campaña imperialista de contrarrevolución! ¡Por una China de consejos obreros y campesinos en un Asia socialista! (1 - 2) (2004)

https://archive.is/6nOp7
China: ¡Defender, extender las conquistas de la Revolución de 1949! ¡Por la revolución política obrera para echar a la burocracia estalinista!
¡Derrotar la campaña imperialista de contrarrevolución!
¡Por una China de consejos obreros y campesinos en un Asia socialista!
Reproducido de Espartaco No. 22, invierno de 2004.
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard Nos. 814 y 815, periódico de la Spartacist League/U.S., 21 de noviembre y 5 de diciembre de 2003.
La República Popular China (RPCh) nació de la Revolución de 1949 que, pese a sus profundas deformaciones burocráticas, fue una revolución social de relevancia histórico-mundial. Cientos de millones de campesinos se levantaron y tomaron la tierra en la que sus ancestros habían sido cruelmente explotados desde tiempos inmemoriales. El dominio de los asesinos señores de la guerra, de los usureros chupasangre, de los rapaces terratenientes y de la execrable burguesía fue destruido.
La creación de una economía centralmente planificada y colectivizada sentó las bases para un enorme salto en el progreso social y para el avance de China desde su abyecto atraso campesino. La revolución permitió a la mujer avanzar grandes pasos desde su miserable condición anterior, simbolizada por la práctica bárbara del vendaje de pies. Una nación que por un siglo había sido desgarrada y dividida por potencias extranjeras fue unificada y liberada de la subyugación imperialista.
Sin embargo, la Revolución de 1949 estuvo deformada desde su origen bajo el gobierno del régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) de Mao Zedong, que representaba una casta burocrática nacionalista que descansaba sobre la economía colectivizada. A diferencia de la Revolución de Octubre de 1917 rusa, que fue llevada a cabo por un proletariado consciente de clase guiado por el internacionalismo bolchevique de Lenin y Trotsky, la Revolución China fue el resultado de una guerra de guerrillas campesina dirigida por las fuerzas estalinistas-nacionalistas de Mao. Siguiendo el patrón de la burocracia estalinista que en la URSS había usurpado el poder político del proletariado, el régimen de Mao predicó la noción profundamente antimarxista de que el socialismo —una sociedad igualitaria y sin clases basada en la abundancia material— podía construirse en un solo país. En la práctica, el "socialismo en un solo país" en China, como en la URSS de Stalin y sus herederos, significó la oposición a la perspectiva de la revolución obrera internacionalmente y la acomodación al imperialismo mundial.
En particular, la alianza de China con el imperialismo estadounidense contra la Unión Soviética, que comenzó bajo el gobierno de Mao a principios de la década de 1970 y fue continuada por su sucesor, Deng Xiaoping, contribuyó con el tiempo a la destrucción de la URSS mediante una contrarrevolución capitalista en 1991-92. Ésta fue una derrota histórica para la clase obrera internacional y para los pueblos oprimidos alrededor del mundo. El periodo postsoviético ha visto el incremento de la presión —económica, política y militar— del imperialismo mundial, y especialmente estadounidense, sobre China. Así, el Pentágono ha estado persiguiendo activamente planes para tener la capacidad de un ataque nuclear "preventivo" eficaz contra el pequeño arsenal nuclear de China, una estrategia proclamada abiertamente por la pandilla de Bush en Washington.
La Liga Comunista Internacional está por la defensa militar incondicional del estado obrero deformado chino contra el ataque imperialista y la contrarrevolución capitalista. La clase obrera china debe barrer a la burocracia estalinista, que ha debilitado gravemente el sistema de propiedad nacionalizada internamente mientras concilia con el imperialismo a nivel internacional. Estamos por una revolución política proletaria que ponga el poder político en manos de consejos obreros y campesinos. La tarea urgente que enfrenta el proletariado chino es construir un partido leninista-trotskista, parte de una IV Internacional reforjada, para preparar y dirigir esta revolución política, poniéndose al frente de las masas trabajadoras y dirigiendo las luchas espontáneas y localizadas de los obreros hacia la toma del poder político.
¿Está restaurando el PCCh el capitalismo en China?
Desde que el régimen de Deng introdujo las "reformas" económicas orientadas al mercado a principios de la década de 1980, una corriente cada vez más influyente de opinión burguesa occidental ha mantenido que el propio Partido Comunista está restaurando gradualmente el capitalismo en China mientras mantiene un estrecho control sobre el poder político. Esta postura fue presentada amplia y ruidosamente a finales de 2002 cuando el XVI Congreso del PCCh legitimó la membresía partidista a empresarios capitalistas. "China da la espalda al comunismo para unirse a la Larga Marcha de los capitalistas" era un encabezado típico en la prensa occidental, en este caso del Guardian de Londres (9 de noviembre de 2002).
De hecho, este congreso no introdujo un cambio significativo ni en la composición social del PCCh, que después de todo tiene 66 millones de miembros, ni en su ideología funcional. Según una encuesta oficial, de los dos millones de propietarios de negocios privados de China, 600 mil son miembros del partido y lo han sido por algún tiempo. La enorme mayoría de éstos eran viejos cuadros gerenciales del PCCh que se apropiaron de las pequeñas empresas estatales que administraban cuando éstas fueron privatizadas en los últimos años.
Algunos grupos que alegan falsamente ser trotskistas han hecho suya la noción ahora convencional en los círculos burgueses occidentales de que el "camino capitalista" ha triunfado definitivamente entre los que gobiernan China. Comentando respecto al XVI Congreso del PCCh, la tendencia de Peter Taaffe centrada en Gran Bretaña escribió: "China va camino a la restauración completa del capitalismo, pero la camarilla gobernante está tratando de hacer esto gradualmente y manteniendo su control autoritario y represivo" (Socialist, 22 de noviembre de 2002). Al etiquetar al gobierno de China como un régimen "autoritario" de restauración capitalista, los taaffistas y los de su calaña pueden justificar su apoyo a fuerzas anticomunistas apoyadas por el imperialismo en China en nombre de promover la "democracia", igual que como apoyaron la contrarrevolución "democrática" de Boris Yeltsin en la URSS en 1991.
Al sostener que China sigue siendo una expresión burocráticamente deformada de poder estatal proletario, nosotros no negamos ni minimizamos el creciente peso social en China de los empresarios capitalistas recién establecidos en territorio continental y de la vieja burguesía china establecida en Taiwan y Hong Kong. Muchos funcionarios de primer rango del gobierno y/o del partido tienen un hijo, un hermano menor, un sobrino o (como en el caso del presidente de China Hu Jintao) un yerno que es empresario privado.
Sin embargo, el poder político del cuerpo central de la burocracia estalinista de Beijing sigue basándose en el núcleo de elementos colectivizados de la economía China. Además, las políticas económicas del régimen del PCCh siguen restringidas por temor al disturbio social —y especialmente obrero— que pudiera derrocarlo. Esto estuvo cerca de suceder en 1989, cuando protestas centradas en los estudiantes por la liberalización política y contra la corrupción desataron una revuelta obrera espontánea que luego fue suprimida con un gran derramamiento de sangre por unidades del ejército leales al régimen. (Para conocer más sobre esta incipiente revolución política proletaria, ver: "China: ¡Por la revolución política proletaria!" folleto del GEM, octubre de 1989.)
Una contrarrevolución capitalista en China (como sucedió en Europa Oriental y la antigua URSS) estaría acompañada por el colapso del bonapartismo estalinista y la fracturación política del gobernante Partido Comunista. Las políticas económicas del régimen estalinista de Beijing que alientan la empresa capitalista (y el correspondiente giro a la derecha de la postura ideológica formal de la burocracia) han fortalecido cada vez más a las fuerzas sociales que originarán las fracciones y partidos abiertamente contrarrevolucionarios apoyados por el imperialismo cuando el PCCh ya no pueda mantener su actual monopolio del poder político. Hoy, esto puede verse con claridad en el enclave capitalista de Hong Kong, la única parte de la RPCh donde existen partidos burgueses de oposición. El verano pasado, el Partido Demócrata de Hong Kong organizó protestas anticomunistas masivas abiertamente apoyadas por el gobierno de Bush en Washington y sus socios menores en Londres (ver: "Hong Kong: ¡Expropiar a la burguesía!" en WV No. 814, 12 de noviembre de 2003).
Sujian Guo, un intelectual de derecha emigrado a EE.UU., publicó un artículo interesante en el Journal of Contemporary China (agosto de 2003) en el que disiente de la noción de que China ya se volvió capitalista, o lo está haciendo rápidamente ("La reforma de la propiedad en China: ¿En qué dirección y hasta qué punto?"). Según una breve ficha biográfica, Guo fue un "antiguo analista de políticas en el Comité Central del partido en China". Dada su actual inclinación ideológica, Guo minimiza el crecimiento de los elementos capitalistas en la economía china y atribuye a los altos mandos del PCCh una convicción continua en el socialismo, al menos a largo plazo histórico. Pero este anticomunista partidario del capitalismo del "libre mercado" comprende una verdad elemental que no entienden muchos izquierdistas, incluyendo a supuestos marxistas:
"Cómo privatizar una enorme propiedad estatal dentro del marco de la estructura y el sistema políticos existentes es realmente problemático y técnicamente irrealizable. La experiencia de otros antiguos países comunistas ha mostrado que no existe un solo caso de privatización exitosa con el partido comunista conservando el poder y con su sistema político intacto."[énfasis en el original]
También los líderes del PCCh vieron lo que pasó en las "democracias populares" de Europa Oriental y en la antigua URSS a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, sacaron sus propias lecciones y actuaron correspondientemente. También sacaron lecciones de la revuelta de Tiananmen de 1989 que amenazó con su propia caída. Decidieron que no habría liberalización política ni siquiera en el nivel académico/intelectual. El régimen de Jiang Zemin, que sustituyó a Deng cuando éste murió en 1997, logró impedir toda oposición fraccional organizada en el que históricamente ha sido un partido estalinista gobernante bastante fraccionado. No parece haber ningún movimiento o medio disidente significativo en el territorio continental ni a la izquierda ni a la derecha de la dirección central del PCCh.
La más reciente ilusión del estalinismo chino
La elevada tasa de crecimiento económico de China en los últimos años —que además tuvo lugar en medio de una recesión capitalista mundial generalizada— ha producido un cierto estado de ánimo triunfalista entre los dirigentes, los cuadros y los intelectuales afiliados al PCCh. Uno encontraría un estado de ánimo muy distinto entre los millones de obreros que han sido despedidos de empresas estatales, los empobrecidos migrantes que vienen del campo y los campesinos pobres que apenas logran subsistir trabajando pequeñas parcelas con instrumentos rudimentarios. Pero entre los intelectuales chinos de opiniones políticas prevalecientes puede escucharse cada vez más la noción de que su país de algún modo ha encontrado un camino intermedio entre la anarquía capitalista del "libre mercado" y la rigidez de la "economía dirigida" del viejo estilo estalinista.
Cuando eran más jóvenes, Jiang Zemin, Hu Jintao y los demás indudablemente suscribían la doctrina maoísta-estalinista de que China estaba "construyendo el socialismo" con sus propios esfuerzos y sin ninguna ayuda. Ahora ven esto como un producto del "pensamiento dogmático" y a sí mismos como realistas prácticos que confrontan al resto del mundo como realmente es y lidian con él. Pero Jiang, Hu y sus secuaces están guiados por delirios de grandeza que sobrepasan las fantasías más descabelladas del Presidente Mao.
Los actuales dirigentes del PCCh creen que pueden modernizar a China y transformarla en una gran potencia mundial —y de hecho en la superpotencia global del siglo XXI— mediante una integración cada vez mayor en la economía mundial capitalista. Realmente creen que pueden controlar y manipular al Citibank, al Deutsche Bank y al Banco de Tokio-Mitsubishi para ayudar a desarrollar a China de manera que en una o dos generaciones haya sobrepasado a Estados Unidos, Alemania y Japón. Creyendo transformar a China en una superpotencia global, lo que están haciendo es despejar el camino para que China regrese a la era prerrevolucionaria de subyugación irrestricta al imperialismo.
El crecimiento de la beligerancia imperialista hacia China desde el colapso de la Unión Soviética es evidencia suficiente de que las burguesías del mundo no consentirán con las ambiciones de superpotencia de la burocracia de Beijing. Durante la última década, el Pentágono ha reubicado una porción significativa de sus fuerzas militares en la región de la Cuenca del Pacífico, mientras impulsa planes para su "escenario de defensa de misiles". Como resultado de su incursión en Afganistán y el Asia central, así como a su renovada presencia militar en Filipinas y otros lugares, EE.UU. ha fortalecido significativamente su cerco militar en torno a China. Al suscribir la "guerra contra el terrorismo" de EE.UU., Beijing sólo ha alentado la campaña contrarrevolucionaria del imperialismo estadounidense. La dirección china también se ha unido a la cruzada contra el programa de armas nucleares de Corea del Norte. Ésta es una traición nacionalista que mina al propio estado obrero deformado chino; una contrarrevolución capitalista en Corea del Norte solamente envalentonaría las fuerzas de la restauración capitalista que amenazan a China.
Con toda seguridad, los estalinistas chinos en el gobierno no son meramente pasivos frente al cerco militar estadounidense: recordemos su vigorosa respuesta a la provocación del avión espía de Washington hace dos años. El régimen del PCCh también ha resistido las exigencias estadounidenses a imponerle un embargo económico al estado obrero deformado norcoreano. Pero el sueño de opio de los estalinistas de que puede haber "coexistencia pacífica" con el imperialismo sólo puede adormecer la vigilancia de las masas chinas y minar la defensa de su propio estado obrero.
La alternativa a una contrarrevolución sangrienta y apoyada por el imperialismo es una revolución política proletaria. A lo largo de los últimos años, ha habido protestas populares y luchas obreras extendidas y de gran escala, especialmente en torno a los despidos masivos en empresas industriales de propiedad estatal. Hasta ahora, mediante una combinación de represión y concesiones, el régimen se las ha arreglado para mantener éstas a nivel de acciones económicas locales. Sin embargo, en sus cimientos China es una sociedad profundamente inestable. Tarde o temprano, las explosivas tensiones sociales harán estallar la estructura política de la casta burocrática gobernante. Y cuando eso suceda, el destino del país más poblado de la tierra será planteado tajantemente: revolución política proletaria que abra el camino al socialismo, o esclavitud capitalista y subyugación ante el imperialismo.
El resultado de esa batalla histórica será de importancia decisiva para las masas trabajadoras no sólo de China, sino del mundo entero. Como sucedió con la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, la restauración del capitalismo en China envalentonaría aún más a los imperialistas para lanzarse contra sus propios obreros y contra los pueblos semicoloniales en todas partes. También elevaría las rivalidades entre los imperialistas sobre quién explotará a China, llevando al mundo mucho más cerca de una nueva guerra mundial interimperialista. Esto subraya la obligación del proletariado internacional de defender las conquistas de la Revolución China. Por otro lado, una revolución política llevada a cabo bajo la bandera del internacionalismo proletario realmente estremecería al mundo.
Un gobierno de consejos obreros y campesinos expropiaría sin compensación los cientos de miles de millones de dólares en riqueza productiva que poseen los capitalistas chinos —dentro y fuera de la China continental— y los inversionistas occidentales y japoneses. Restablecería una economía centralmente planificada y administrada —incluyendo el monopolio estatal sobre el comercio exterior— gobernada no por el arbitrario "direccionismo" de una casta burocrática cerrada sobre sí misma (que produjo desastres como el "Gran Salto Adelante" de Mao) sino por la más amplia democracia proletaria.
Tales medidas provocarían una intensa hostilidad imperialista, tanto militar como económica (por ejemplo, un embargo económico), pero entre los obreros y oprimidos internacionalmente, incluyendo en los propios países imperialistas, encontrarían una inmensa simpatía y solidaridad.
Imbuidos con las prédicas estalinistas del "socialismo en un solo país", puede que incluso los obreros chinos más izquierdistas vean el prospecto de una revolución socialista en los países capitalistas avanzados como remoto o utópico. Pero una revolución política proletaria desgarraría el clima ideológico de la "muerte del comunismo" propagado por la burguesía desde la destrucción de la Unión Soviética. Radicalizaría al proletariado de Japón, el poderoso centro industrial del este asiático. Encendería la lucha por la reunificación revolucionaria de Corea —mediante la revolución política en el asediado Norte y la revolución socialista en el Sur— y resonaría entre las masas del sur de Asia, Indonesia y las Filipinas, desangradas por la austeridad imperialista. Reviviría a los trabajadores de Rusia, que han estado sometidos por una década de miseria capitalista.
Sólo mediante el derrocamiento del dominio de clase capitalista internacionalmente, particularmente en los centros imperialistas de Norteamérica, Europa Occidental y Japón, puede alcanzarse la plena modernización de China como parte de un Asia socialista. Es para proveer la dirección necesaria al proletariado en estas luchas para lo que la LCI busca reforjar la IV Internacional de Trotsky: partido mundial de la revolución socialista.
Los elementos colectivistas centrales en la economía china
La dirección del PCCh describe a China oficialmente como una "economía de mercado socialista". Son los aspectos "socialistas" (es decir, colectivistas) los responsables de los acontecimientos económicos positivos que ha habido en China en los últimos años: la vasta expansión de la inversión en infraestructura (por ejemplo, construcción urbana, canales, vías férreas y el gigantesco proyecto de la Presa Tres Gargantas); y la capacidad que tuvo China para navegar exitosamente a través de la crisis económico-financiera del este asiático de 1997-98 y después de la recesión capitalista mundial generalizada. Y son los aspectos de mercado de la economía china los responsables por los acontecimientos negativos: la brecha cada vez más amplia entre ricos y pobres, el empobrecimiento de una fracción grande y creciente de la población, decenas de millones de obreros despedidos de empresas estatales, el ejército de migrantes empobrecidos en las ciudades que ya no pueden ganarse el sustento en el campo.
En la China actual, son los elementos colectivizados centrales de la economía los que siguen siendo dominantes, si bien no de una manera coherente y estable, debido a una siempre cambiante interacción entre políticas gubernamentales y acuerdos institucionales contradictorios. En 2001, las empresas estatales y semiestatales (corporaciones de accionistas) constituían el 57 por ciento del valor bruto de la producción industrial de China (Anuario estadístico de China [2002]). Pero esta simple cifra estadística obscurece la centralidad estratégica de la industria estatal. El sector privado (incluyendo la propiedad de extranjeros) consiste en su mayor parte en fábricas que producen manufactura ligera mediante métodos de trabajo intensivo. La industria pesada, los sectores de alta tecnología y la producción de armamento moderno están abrumadoramente concentrados en empresas estatales. Son estas empresas las que le han permitido a China poner un hombre en el espacio. Lo que es mucho más importante, es la industria estatal la que le ha permitido a China construir un arsenal de armas nucleares y misiles de largo alcance para detener la amenaza estadounidense de un ataque nuclear preventivo.
Todos los bancos importantes de China son estatales. Casi la totalidad de los ahorros personales —estimada en un billón de dólares— está depositada en los cuatro principales bancos comerciales de propiedad estatal. El control gubernamental del sistema financiero ha sido clave para mantener y expandir la producción en la industria estatal y para la expansión general del sector estatal.
Entre 1998 y 2001, el gasto público en China aumentó del 12 al 20 por ciento del producto interno bruto. El componente del gasto gubernamental más alto y de más rápido crecimiento ha sido la inversión en infraestructura, aumentando en un 81 por ciento en estos tres años. Además, esto sucede en un momento en el que todo el mundo capitalista —incluyendo a los países más ricos de Norteamérica y Europa Occidental— ha estado buscando la austeridad fiscal. El gasto total planeado para construir una red de canales para irrigación del Río Yangtze al Río Amarillo en el norte es de 59 mil millones de dólares. Otros 42 mil millones van a gastarse en la expansión de las líneas del sistema ferroviario estatal de China. En comparación, la inversión extranjera directa de todas las fuentes en China el año pasado sumaba 53 mil millones de dólares.
Hasta ahora, la continuación de la propiedad estatal del sistema financiero ha permitido al régimen de Beijing controlar efectivamente (aunque no totalmente) el flujo de dinero-capital que entra y sale del territorio continental chino. La moneda china, el yuan (también llamado renminbi), no es libremente convertible; no puede intercambiarse (legalmente) en los mercados monetarios internacionales. La convertibilidad restringida del yuan ha mantenido a China protegida de los movimientos volátiles de capital a corto plazo ("capitales golondrinos") que periódicamente hacen estragos en las economías de los países neocoloniales del Tercer Mundo, desde Latinoamérica hasta el este asiático.
Más aún, durante el año pasado el régimen de Beijing ha mantenido al yuan cada vez más subvaluado (en términos del "libre mercado"), para disgusto de los capitalistas estadounidenses, europeos y japoneses. Un país capitalista-imperialista de segundo orden, como Gran Bretaña, no hubiera podido controlar la tasa de cambio de su moneda en los mercados mundiales como lo ha hecho China. En cuestión de meses, si no de semanas, el dinero-capital especulativo inundaría la City de Londres forzando un encarecimiento de la libra, independientemente de lo que quisiera o hiciera el gobierno de Blair.
Son precisamente los elementos colectivistas centrales de la economía china arriba descritos los que las fuerzas del imperialismo mundial quieren eliminar y desmantelar. Su fin último es reducir a China a una maquiladora gigante bajo subyugación neocolonial. Jonathan Anderson, el "experto" en China del banco de inversión de Wall Street, Goldman Sachs, afirma: "La conclusión es que China se está convirtiendo en un centro manufacturero para el resto del mundo de bienes baratos de industria ligera y trabajo intensivo. Contrario a lo que actualmente se teme, el resto del mundo se está convirtiendo en un centro manufacturero para China en bienes de industria pesada y capital intensivo" (Financial Times de Londres, 25 de febrero de 2003). Aquí el hombre de Goldman Sachs está proyectando a la actual realidad económica de China los planes de Wall Street para el futuro del país.
Sin embargo, el que la burocracia de Beijing haya abandonado un monopolio estatal estricto sobre el comercio exterior sirve para facilitar los planes de Wall Street. Pese a su rápido crecimiento de los últimos años, la economía china es atrasada con respecto incluso a las menores potencias capitalistas-imperialistas. Hay una cantidad dramática de construcción ocurriendo en Beijing con grúas casi por todos lados. Pero como le contó a Workers Vanguard un camarada que visitó China recientemente: "El personal de las construcciones es siempre muy grande, sin mucho equipo de carga fuera de carretillas y picos. Una vez, en las afueras de Beijing, vi unos treinta hombres construyendo una pared de tres pisos con dos carretas de caballos llenas de ladrillos."
Si bien las exportaciones de China a EE.UU. y otros países occidentales siguen aumentando a niveles récord, éstas consisten mayormente de manufacturas ligeras, baratas y de bajos salarios y bienes de consumo, como ropa, juguetes y electrodomésticos. Como señala Jonathan Anderson, el aumento de la producción industrial bruta de China entre 1993 y 2002 —de 480 mil millones de dólares a un billón 300 mil millones— casi fue totalmente compensado por el aumento en sus compras en bruto de productos industriales, es decir, maquinaria y capital de equipamiento.
Con su productividad de mano de obra relativamente baja, la industria china no puede competir contra Estados Unidos, Japón y Europa Occidental en el mercado mundial. Lo que escribió Trotsky para refutar la doctrina estalinista del "socialismo en un solo país" en la Unión Soviética se aplica actualmente a China con toda su fuerza:
"Mediante las cifras de las exportaciones y las importaciones, el mundo capitalista nos muestra que, para reaccionar, cuenta con otras armas que la intervención militar. En las condiciones del mercado, estando medidas la productividad del trabajo y la del sistema social en su conjunto por las relaciones de precios, la economía soviética está más amenazada por una intervención de mercancías capitalistas a buen precio que por una intervención militar."
—La Internacional Comunista después de Lenin (1928)
El arma principal de que dispone un estado obrero aislado y relativamente atrasado económicamente contra la intervención de bienes más baratos es el monopolio estatal del comercio exterior, es decir, el control estricto sobre exportaciones e importaciones por parte del gobierno (para un tratamiento más completo de esta cuestión, ver: "Protestas obreras sacuden China", parte II, WV No. 782, 31 de mayo de 2002). Pero la respuesta definitiva al atraso económico de China, y el único camino hacia una sociedad socialista —es decir, sin clases, igualitaria— yace en la revolución socialista mundial y en la integración de China a una economía internacionalmente planificada.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/china22.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


Mujer en Rusia se desnuda para conseguir un préstamo CÓMO CONQUISTAR a una MUJER RUSA  CÓMO SALIR CON una ... La única mujer perfecta de la historia  kim kardashian rusa CASARSE CON MUJERES UCRANIANAS Y RUSAS PROS Y CONTRAS ... Como enamorar a una MUJER RUSA a Distancia - Te doy los ... Mujer rusa muestra en directo sus Ojos Reptilianos - YouTube 8 cosas sobre LAS MUJERES RUSAS. rusa habla español - YouTube #4 Relaciones personales, familia (en Rusia): PREGUNTAS POTENTES. Contestando las preguntas

Elena Kalinchankava: Directora - Agencia Matrimonial Rusa

  1. Mujer en Rusia se desnuda para conseguir un préstamo
  2. CÓMO CONQUISTAR a una MUJER RUSA CÓMO SALIR CON una ...
  3. La única mujer perfecta de la historia kim kardashian rusa
  4. CASARSE CON MUJERES UCRANIANAS Y RUSAS PROS Y CONTRAS ...
  5. Como enamorar a una MUJER RUSA a Distancia - Te doy los ...
  6. Mujer rusa muestra en directo sus Ojos Reptilianos - YouTube
  7. 8 cosas sobre LAS MUJERES RUSAS. rusa habla español - YouTube
  8. #4 Relaciones personales, familia (en Rusia): PREGUNTAS POTENTES.
  9. Contestando las preguntas

LOS VIDEOS SOBRE RUSIA. Nuevos videos CADA MIERCOLES y SABADO a las 18:15 (Hora CDMX)! Suscríbete a nuestro canal y no olvides a hacer clic al icono de la c... #4 Relaciones personales, familia (en Rusia): PREGUNTAS POTENTES. ... soy una chica rusa perdidamente enamorada de la lengua española / castellana y todo lo que está relacionado con ... Su nombre es Anastasiya Kvitko y es considerada por muchos como la mujer mas hermosa de la historia con tan solo 21 años se ha convertido en la sensación en ... SOLO MAYORES DE 30 AÑOS: http://mujeresucranianasparacasarse.com/solo-mayores-de-30-anos-registrate-gratis-en-dream-singles-y-conoce-muchas-chicas-de-rusia-y... Hola amigos! Soy Anna, me gusta mucho aprender el español y yo estoy aquí para practicar lo. Hablo sobre cosas diferentes y en este vídeo he decidido contarl... Mujer rusa muestra en directo sus Ojos Reptilianos Tatiana Zhanna - Allatra Russian woman shows her Reptilian Eyes Mulher russa mostra seus olhos reptilianos... casarse con mujeres ucranianas y rusas pros y contras – como es una esposa ucraniana y rusa - duration: 6:34. Mujeres ucranianas para casarse Recommended for you 6:34 Como enamorar a una MUJER RUSA a Distancia// Como se enamoran las rusas // como enamorar a una mujer a distancia Chicas en Rusia son conocidas como las mujer... ¡Hola! Me llamo Estrella Moretti, soy una chica rusa perdidamente enamorada de la lengua española / castellana y todo lo que está relacionado con Latinoamérica y España. Me gusta hablar ...